“La Hermandad, temporada 1”, confusa venganza

la hermandad 1

Bueno, ya me da hasta pena, en serio, hablar de una que otra serie mexicana, de esas que poco a poco van llenando los espacios que, se supone, exige el público. Y es que por más que uno quiera, no se encuentran los elementos que me atrapen, que me emocionen, que me hagan reflexionar o que, por lo menos, me hagan pasar un buen rato entretenido. No digo que las series estadounidenses sean mejores, también hay malas, pero se nota que falta mucho rigor y humildad, pues los aires de prepotencia casi siempre se encuentran en alguna de estas producciones. Uno de los últimos casos es “La Hermandad”, una serie ambiciosa que se queda muy lejos de sus objetivos.

La nueva serie original de Claro Video, que fracasó en su momento con esa cosa llamada “El Torito”, nos trata de narrar la historia de un ex-padre de familia devastado por la muerte de su esposa y la desaparición de su hija a manos de un grupo criminal. Obviamente, en el cliché mexicano, este grupo está coludido con el corrupto gobierno, pero eso no importa con tal de tomar venganza que aquellos que destruyeron a su familia. En sí la premisa es muy básica, no es nada del otro mundo ni impacta por su originalidad. No está mal sacar algo así, tampoco pido que sea lo más intelectual del mundo, sólo pido que si van a relatar una simple historia no me la quieran contar de una “forma compleja” porque no les creo. El problema es que la serie es muy pretenciosa y se nota en todos lados.

De hecho, comienza de la forma más pretenciosa posible. Un tipo, en cámara lenta para que se vea más dramático y artístico, obvio, corre en un bosque huyendo de unos perros que lo quieren atacar ¿Por qué? Porque sí. Pero el tipo despierta de un sueño (¡Hola, cliché!), se encuentra en una celda porque como está bien feo, pues da para ser un criminal, ¿No? Entonces otro tipo que igual y lo estaba viendo desde hace mucho rato le dice, palabras más palabras menos, con voz ronca y moviendo muy discretamente los labios: “Lo que sentiste en tu sueño es lo que sintieron tus víctimas”. Y de ahí pasamos a una narración inentendible donde se muestra al tipo dolido por la muerte de su familia en el más cliché de las actividades depresivas; o sea, tomar chorros de alcohol e ir todos los días a un Table.

Ya saben que en mis opiniones no soy de andar spoileando, pero acá he tenido que describir ciertas escenas para explicar las incongruencias del relato. No es verosímil lo que aparece en pantalla, o por lo menos no como lo representan. Y en parte se debe a las malas actuaciones y, sobre todo, a los malos guiones de los episodios. Es que, en serio, están llenos de malos diálogos, escenas mal llevadas, aburridas y pedantes. Hay una escena donde un detective le dice al protagonista, “¿No piensa demandar?”, y el otro le dice “No, mi familia está muerta y yo también”. Nadie dice eso, nadie. Pero lo peor no es que esté mal, es que su objetivo no era hacer una serie de 3 pesos y lo es. Se ven todavía peor tratando de vender una serie profunda que hable sobre lo peor del ser humanos, cuando lo que vemos resulta falso, inverosímil, absurdo e incongruente.

Cero y van dos, Claro Video todavía no ha dado con una buena producción original para sacar prestigio. “La Hermandad” es una serie que trata de ser algo que no es. Trata de lucir inteligente cuando relata una historia muy superficial. Una producción mal escrita, mal actuada y mal realizada. Cuando el objetivo y la realidad son cosas totalmente distintas es que hay problemas. Lastima, porque se deja pasar una oportunidad perdida con una producción que nunca deja de confundir.

estrella pésimo

Leave a Reply

Your email address will not be published.