“La Región Salvaje”, metáfora perturbadora

By February 4, 2018 Críticas One Comment

Para que un país tenga cine sano se necesitan hacerse varias películas de muchos tipos diferentes. De pronto, hace unos 15 años, la “moda” por así decirlo estaba en hacer películas “serias” que hablaran de cosas “fuertes”. Varios lerdos se confundieron y sacaban melodramas chafas porque habían actores desnudos que hablaban de tabús como drogas y sexo… Bueno, el caso es que creo que la gran cantidad de comedias malas muy pasadas de atención comercial que muy seguido vemos en los cines se debe de equilibrar con propuestas más alejadas de lo que dictan las tendencias. Solamente para variarle, ya es de uno ir a una o a la otra. A mí me gustan todos los tipos de cine siempre y cuando sean buenas películas, algo que tanto en el mal llamado cine comercial como en el cine de arte es muy difícil pescar. Afortunadamente “La Región Salvaje” no es el caso, pues estamos ante una película perturbadora, que finalmente habla de muchas realidades del país actual.

La película va de Alejandra que tiene a sus mijitos y a su esposo en un pueblo pequeño viviendo como dicta la moral católica conservadora. Un día llega Verónica y les dice que en el bosque hay una criatura monstruosa que da placer, desencadenando situaciones que muestran la hipocresía y la represión de cierto sector de la sociedad moralina. Por supuesto, no hay que ser científico con doctorado en Harvard para comprender que esta película de Amat Escalante es una metáfora, aunado a una crítica, de la sociedad conservadora que, ante ciertos valores morales que defienden, reprimen su condición naturalmente humana. Todos los problemas que las necesidades fisiológicas provocan por chocar con una ideología obsoleta y, por demás, falsa.

Y lo genial es que lo hace a través de un cuento fantástico de mala leche. Mejor decide contarlo con peras y manzanas que con los personajes reales, pero obviamente funciona porque la metáfora es congruente. Y además le da espacio para generar un espectáculo visual más acorde a las necesidades creativas de la producción. Las películas de Amat Escalante, a pesar de que suelen ser agresivas, siempre las sentía acomodadas para un sector más posado. Es decir, un cine no muy honesto. Pero aquí sí sentí una película que va directo a la yugular sin necesidad de ser obvia y creo que ahí se eleva en la esencia del cine.

Técnicamente está muy bien, las actuaciones son estupendas, pero quizá el ritmo que maneja Escalante, todavía en una onda más contemplativa, no empata con todo lo demás. Claro que mejora a su filmografía ya que la naturaleza del relato permite una atención más fija por parte del espectador, pero eso no quiere decir que el visionado se haya vuelto más ligero a lo que ya nos había acostumbrados. Por ese detalle, creo que la película no alcanza a ser una producción de excelencia. Sin embargo, “La Región Salvaje” merece ser vista por su honestidad, creatividad y valentía a la hora de abordar esta metáfora tan real de muchos mexicanos.

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.