“Lady Bird”, la importancia del guión

By February 16, 2018 Críticas No Comments

Estamos en temporada de premios y poco a poco se están estrenando todas las películas nominadas al Oscar. De hecho, contando la película que corresponde a este post, sólo falta una, que casualmente se iba a estrenar hoy y que de última hora mejor dijeron “neh, hasta la otra”. Así que en su lugar ya podemos ver esta película dirigida por Greta Gerwig, y que habla sobre el coming of age, muy revisitado últimamente. Y aquí es cuando uno ve la importancia que tienen los guiones en las películas, porque fuera de que “Lady Bird” esté aprovechando el impulso del movimiento #MeToo (que sí), la película sólo se sostiene por su genial guión y por las buenas actuaciones de todo su reparto.

La película va de Christine, quien es una chica de prepa en la edad justa de la rebeldía y todo eso, por lo que pide que la llamen “Lady Bird”, cuando por su edad (y por la edad de su mamá) está en completa batalla por tomar las riendas de su vida, pues ella quiere salir de Sacramento, California y perseguir su propio camino. La película tiene un muy buen guión, pero tampoco diría que es un excelente guión. Lo que tiene muy bien es que todo se siente honesto y natural. Los personajes fluyen, se desarrollan perfectamente y constantemente los vemos en situaciones que los ponen a prueba, y el resultado es algo muy honesto y, por lo tanto, muy identificable con el espectador. El personaje de Lady Bird tiene muchos matices que despierta mucho carisma, y eso es muy importante para que la trama avance en condiciones correctas.

Pero quizá el guión peque de poner elementos poco creativos. Es decir, sí, muy honesta y todo, pero la trama no se siente diferente u original. Yo sé que todas las historias se rigen por la regla de los tres actos, pero los caminos son muchos para no explorar otras cosas. Al final es la típica historia de adolescente peleada con el universo (o sea, su mamá) que después de un súper aprendizaje que la vuelve más madura descubre que aunque vuele del nido siempre tendrá su lugar en la familia. Más o menos, el caso es que hay muchas películas así, y esta va de lo mismo. Pero el guión es muy bueno.

Ahora, las actuaciones también hacen que la película se eleve todavía más. Y creo que es por lo mismo del guión, porque Greta Gerwig, quien además de dirigir escribió la película, les da a sus intérpretes muchas oportunidades para lucirse. Escenas con mucho diálogo, escenas con todo el perfil de ser conmovedoras como aquella del aeropuerto, o situaciones donde ciertos giros dan en el clavo para que hagan un gran trabajo. Pero el problema, el ligero problema con el que esta película comparte con varias de su tipo, es que Gerwig se clava mucho en la trama, pero no en la narrativa, por lo que visualmente es pobre. Por supuesto que la película parte de un gran guión, pero Gerwig no es capaz de redondear el trabajo con una realización audiovisual creativa. Por eso yo digo que su nominación al Oscar parte más como una cuota de género que por méritos propios. Pero en fin.

De todas formas, “Lady Bird” es una muy buena película que tiene un excelente guión y que es bien aprovechado por sus actores. Esos elementos son suficiente para sostener toda la película, y por lo tanto jamás cae en ritmo en ningún momento ni aburre ni nada parecido. No es esa película de arte aburrida. Pero hay que decir que fuera de eso la película es como cualquier otra pobrecita. No es que esté en contra de las películas que no sean un súper espectáculo visual, pero sí me gustaría ver trabajos donde el director, en este caso directora, haga un intento por narrar creativamente en imágenes y sonido, utilizar la cámara y el montaje de una forma más juguetona y original. Al final se queda igual que una película del género coming of age, sólo que es de las mejorcitas por el guión.

Leave a Reply

Your email address will not be published.