“Las Horas Más Oscuras”, la esperanza lo mueve

By January 21, 2018 Críticas No Comments

Sin duda alguna, la Segunda Guerra Mundial ha sido el evento internacional más importante de la historia. Y no es nada más por las numerosas batallas o la cantidad terrible de muertes, sino por su trascendencia; porque prácticamente la actualidad en todos los sentidos es hija de ese episodio de la humanidad. Obviamente, el marco de la guerra da pie para muchas historias. ¿Cuántas películas no hay sobre la segunda guerra mundial? Creo demasiadas, y a pesar de todo nunca nos cansamos pues siempre hay algo que vale la pena contar. Apenas en julio Christopher Nolan nos trajo “Dunkerque” (Dunkirk) y ahora toca el turno de Joe Wright con su nueva película clavándose con Winston Churchill. El resultado es “Las Horas Más Oscuras” (Darkest Hour), una película que apuesta por la elegancia británica para contar un fascinante relato de esperanza.

La película va de Winston Churchill quien es designado Primer Ministro de Gran Bretaña cuando la crisis de la invasión casi relámpago de Alemania está en todo su apogeo haciendo que países como Holanda, Bélgica y Francia se rindan. El peligro para los británicos es inminente y Churchill tiene que luchar a marchas forzadas para armar la mejor estrategia de defensa que le dé esperanza a su país. La película está dirigida por Joe Wright, quien antes ya había hecho “Expiación, Deseo y Pecado” (Atonement, 2007) y “Orgullo y Prejuicio” (Pride and Prejudice, 2005), por lo que ya viene con mucha experiencia haciendo películas de época. De hecho, su mejor película que es la de “Expiación…” también ronda la misma época que esta película de la que estamos hablando, por lo que la ambientación resulta perfecta. Y como toda buena ficción británica, esta no está exenta de un acabado sobrio y elegante.

La película parte de un guión original de Anthony McCarten cuando uno supone que está basado en algo como en enemil veces sucede. Creo que es algo a destacar porque el guión sitúa muy bien la situación y su contexto. Además, expone a un Wiston Churchill con todos sus modos, pero nunca desmarcándose de su humanidad. El guión va situando en sus justos momentos los problemas representándolos equitativamente tanto en diálogos como en acciones. Quizá más en diálogos, pero están creados de tal forma que la atención nunca se deja caer a pesar de lo rápido que algunos personajes pueden hablar. Y es que la tensión de lo que se cuenta es vital, y mucha culpa tiene el guión y la realización de Wright para que nos mantengan en total concentración con la obra.

Mención aparte es l actuación de Gary Oldman quien la verdad sí se merece todos los premios. Al ver los avances de esta película se me hacía muy raro que hubiera una buena actuación detrás de tanto maquillaje, y pensé que a lo mejor se sobrevaloraba su interpretación por el personaje que representaba. Pero la realidad es que Oldman hace un gran trabajo porque a pesar de todos los prostéticos encima logra capturar un carisma envidiable y una sensibilidad digna para hipnotizar a las audiencias. Mucho le ayuda, por supuesto, la dirección de Wright y sobre todo el guión que le da a su personaje muchos momentos para lucirse, y yo creo que casi todos las escenas en las que sale es para lucirse, así que su trabajo es roza en la perfección.

Obviamente la parte técnica también es digna de mencionar, especialmente la fotografía y el diseño de producción que envuelven a la película con elegancia y sobriedad. A lo mejor está muy oscura la fotografía, con mucha contraluz con los personajes y muchas sombras, pero estamos hablando de una película que se llama “Las Horas Más Oscuras” así que me imagino que tuvieron su porqué. La música, el vestuario, obviamente el maquillaje, hacen que esta película sea más redonda.

Así que sin duda, “Las Horas Más Oscuras” es una gran película que se adentra en los días más difíciles de Churchill y que de alguna manera, gracias a la lección que la película nos trata de enseñar, cambió el rumbo que se venía dando con la humanidad. Es además un gran complemento a la película de Nolan. El guión desarrolla perfectamente la trama y los personajes, haciendo que todo funcione a la perfección. Eso, más la actuación de Gary Oldman que básicamente da una cátedra, sitúa a la película como una fuerte candidata a los Oscar,a menos que ya estén fastidiados de tanta película de Oscar con claros objetivos de deslumbrar en los premios, porque si un ligero pecadito tiene esta película es esa. Pero sería injusto darle coscorrones, pues la película es sencillamente una gran pieza artística.

Leave a Reply

Your email address will not be published.