“Los Meyerowitz: La Familia no se elige”, delgada línea conductora

By October 24, 2017 Críticas No Comments

Probablemente, de entre tantos géneros que hay en el cine, en cuanto a tono uno puede diferenciar dos tipos. El drama y la comedia. Se supone que drama en griego significa acción, por lo que algunos el drama que conocemos lo llamarían tragedia. Entonces es tragedia y comedia, pero para efectos de entendimiento actualizado dejémoslo en drama y comedia. Pero los tonos no son dos cosas bien diferenciadas. Claro que se puede llegar a los extremos, pero los tonos de las películas tienen mucho campo en la escala de grises dentro de la comedia y el drama. De esta forma, hay comedia muy absurdas, comedias más de humor real o comedia que equilibran también el drama. Hacer una buena película que deambule por esa línea delgada entre el drama y la comedia siempre es difícil, pues el objetivo puede ser más difuso ¿Están hablando en serio? ¿es diversión? ¿me río o no? Sin duda, “Los Meyerowitz: La Familia no se elige” (The Meyerowitz Stories (New and Selected)) tiene buenas intenciones, pero las pretensiones del drama acaban con la diversión de la comedia.

La película va de ciertos problemas que tienen dos hijos mayores cuando su padre tiene una crisis personal y profesional. Sus egos, siendo uno más artístico que el otro, chocan intentando reflexionar sobre lo mejor de la familia. Es de esas películas que parecieran no ir de nada, pues no vemos un conflicto físico o material. Son las decisiones de los personajes las que desarrollan el relato en base a las formas de ser, a sus pensamientos y objetivos. Lo que el guión hace es poner a los personajes en situaciones de reflexión, reaccionando en sus cabezas lo que acaba de suceder o lo que parece venir. En cuanto al discurso parece que lo tienen claro, el problema es que tampoco la reflexión es para tanto, dando la impresión que la película es totalmente densa a pesar de los intentos por generar buen humor.

Y es que el tono propuesto complica la visualización. Pero no por ser errados o incompetentes, sino porque se les pasó la mano. Creo que quisieron darle un buen toque de humor, pero no se atrevieron a dar el paso. Los actores se contienen en el tono, y cuando quieren hacer chistes, estos parecen forzados. Me extraña, porque Adam Sandler últimamente la hace más de payaso, aunque aquí es el mejorcito, y Ben Stiller y Dustin Hoffman han tenido sus momentos más agradables en otras ocasiones. Aquí la ejecución de Noah Baumbach está más amarrada, haciendo que las cosas no fluyan de una forma más natural, entretenida y divertida.

De todas formas, “Los Meyerowitz: La Familia no se elige” es una película interesante, especialmente en el tratamiento de los personajes, incluso en la estructura narrativa. Las actuaciones están decentes a pesar de que no explotan como creo que debían, especialmente la de Adam Sandler. Pero el tono, entre el drama y la comedia, hace denso el relato, haciendo que las reflexiones parezcan redundantes. Además, como es una película pequeña en cuanto a producción, pues no es que se luzca técnicamente. Al final, creo que la propuesta pudo haber mejorado si el tono se hubiera balanceado un poquito más hacia la luz de la vida… o algo así.

Leave a Reply

Your email address will not be published.