“Más Fuerte que el Destino”, superar la prueba

By January 7, 2018 Críticas No Comments

No sé, pero creo que desde los comienzos del cine las películas sobre superaciones personales siempre ha tenido hueco de alguna forma. Habrá algunas muy buenas, pero es un hecho que ese tipo de películas utilizan una formulita un tanto obsoleta. Digo, al final las historias perduran, pero el cómo se cuentan es lo que hay que revisar y cambiar para que no parezcan lo mismo de siempre. Ese donde hay una enfermedad o problema físico que impide vivir de una manera “normal”. Hemos visto pasar películas con muchos clichés, donde la lágrima es fácil pareciera que es lo más importante. ¿Se pueden hacer de diferente forma? No sé, lo que tengo claro es que “Más Fuerte que el Destino” (Stronger) no será esa película que lo cambie todo, pero sí una muy efectiva en su objetivo.

La película narra la historia real, o más el episodio, de la vida de Jeff Bauman, un hombre común y corriente que le toca vivir los Atentados de Boston durante el maratón en 2013 y quien pierde las dos piernas. Esas imágenes donde aparece siendo rescatado por Carlos, el tico con el sombrero de vaquero, fueron muy famosas. Cómo cambió su vida a partir de ese día y cómo cambió la vida de los demás es algo que tiene que enfrentar y adaptarse. La historia realmente no tiene mucho de increíble, a pesar de que sí, el tipo perdió sus piernas, pero cuántas películas no han tratado más o menos de lo mismo. Afortunadamente el director David Gordon Green no le da mucha importancia a las causalidades de las cosas y sí a los sentimientos, lo que hace que la película tenga un efecto no tan obvio en cuanto a empatizar con ella.

Por supuesto que muchas cosas en el fondo es producto de los momentos, de las acciones, pero creo que lo padre de esta película es que nos detenemos más en las reacciones de los personajes, en sus expresiones. Creo que el elenco es muy bueno, empezando por Jake Gyllenhaal que está igualito a la persona real, pero que lo hace muy bien. Y los demás actores también, a quienes hacen a su familia y amigos, todos ellos están en sintonía. Era difícil pues con tantos actores es más probable que alguno de ellos no conectara, pero aquí todo mundo está en tono. Y también Tatiana Maslany, que se me hace de lo mejor de esta película.

En conclusión, “Más Fuerte que el Destino” no deja de ser esa película sobre superación personal que tanto hemos visto y que ya no la sabemos. Es más, por ahí hay un problemita de guión donde a cada rato le decía a Jeff: “Habla con Carlos, habla con Carlos”. A mitad de película ya predecía que Carlos le iba a ayudar a darse cuenta de que tiene una vida por delante, y claro que eso sucedió. Al final todo funciona, pero no nos podemos saltar algunas cositas de guión que empalagan más de lo que debería. Las grandes actuaciones compensan y el resultado es una película que funciona muy bien con lo que quiere, y que no se ve forzada en llegar a su objetivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.