“Master of None, season 2”, sigue la genialidad

A finales de 2015 realmente me sorprendió la primera temporada de la serie creada y protagonizada por Aziz Ansari. Me pareció muy divertida y fresca, realizada con gran imaginación y de forma muy inteligente. Para mí fue una genialidad y lo mejor de ese año. Un año y medio después llegan más capítulos de esta serie y me sigue sorprendiendo. La segunda temporada de “Master of None” continúa siendo genial, con situaciones divertida, pero sobre todo llevadas a cabo con mucha honestidad.

Cierto tiempo después de que Rachel se fuera a Japón en el final de la primera temporada, encontramos a Dev en Italia donde se la pasa muy bien, pero que a fin de cuentas necesita ir a Nueva York a continuar su carrera y a vivir la vida como mejor sabe. No es que nada grave pase, pero los conflictos de cada capítulo siempre lo hacen reflexionar sobre sus conductas, sobre sus motivaciones, sobre sus acciones y sobre sus relaciones. Nuevamente, Dev está inmerso en algunos conflictos con sus padres, con sus amigos, con el trabajo y con el amor. Pero a pesar de que parezca que es lo mismo, de alguna forma Aziz Ansari lleva a nuevos niveles de genialidad las aventuras de su personaje.

Y es que todo es increíble, desde las actuaciones hasta la parte más artística y técnica, pasando desde luego por la realización y su narrativa, que en varios momentos sorprende. Pero también tienen mucho que ver los guiones que están excelentes y que mueven un tono difícil, pero muy logrado. Ese dramedy más a la comedia que a lo otro queda muy bien. Todo en conjunto da como resultado algo perfecto.

Y es que tu miras un capítulo, por ejemplo el de Dev con sus muchas citas sacadas de la aplicación, y te puedes dar cuenta de la genialidad en todas las partes. Los personajes tan bien escritos y su evolución, cómo van entreteniendo con sus grandes diálogos. Y luego vemos la narrativa con gran ritmo, siempre avanzando. Pasas por el arte en todos esos restaurantes y lugares en donde los personajes pasan el rato, y la fotografía que es inteligente y de buen gusto. Al final sólo puedes pensar en la gran lección narrativa y estética que te ha dejado. Y eso es sólo un capítulo. El penúltimo, el más largo, también es otra genialidad.

Sin duda, “Master of None” es una obra maestra de la televisión. Creo que no hay muchas personas que la toman mucho en cuenta. No suele pasar con este tipo de comedias quizá, pero vale mucho la pena. Esta segunda temporada continúa con la genialidad que ya desde la primera temporada venía ofreciendo. Todo está increíble, las actuaciones, la dirección, el soundtrack, la fotografía, el arte y los guiones… todo está excelente. Sin duda, es una de las mejores series del momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.