“Mente Implacable”, en automático

mente implacable 1

Creo que en esta vida no es bueno defender los extremos. Me refiero a cualquier punto de vista que se contrapone. En cine, uno de los mayores debates se compone de los que defienden el cine de autor y los que defienden el cine de género. Para mí el mejor cine es el que combina ambos, término medio. Un cine con el que encuentre elementos familiares, pero representados de una manera personal por su realizador. A mí me da flojera el cine totalmente de autor, en el que sólo el director sabe qué es lo que sucede en pantalla; como también me da flojera el cine totalmente de género, carente de personalidad. “Mente Implacable” (Criminal) se sitúa en el segundo tipo de cine, donde todos sus componentes parecen que están realizados por una máquina sin personalidad.

La cinta dirigida por Ariel Vromen es un thriller de acción y ciencia ficción. Cuenta la historia de un convicto medio peligroso al que le implantan la mente de un agente del FBI fallecido para realizar una misión casi suicida. Me suena a la trama de “Suicide Squad”, de hecho. Obvio, su premisa no tiene nada de originalidad, pero de todas formas tiene ese componente que hace que te de curiosidad. A partir de ahí, Vromen desarrolla la película de una forma muy genérica, con muchas referencias a otras películas del género, combinando todo sin que eso forme algo propio. Es como si realizara un monstruo Frankestein, sólo que el conjunto de partes no funciona. Esto se debe a un guión que no tiene mucha idea de hacia dónde quiere llegar; es decir, no hay un discurso lo suficientemente fuerte.

Hay muy buenos actores y creo que dentro de lo que pueden lo hacen bien. El problema es que representan a unos personajes sin rumbo, tanto que ellos por momentos se ven mal. De pronto hay momentos de risa involuntaria, donde se suponía que la cosa estaba seria y resulta para el espectador todo lo contrario. Es algo patético y de pena ajena. Ese tipo de cosas a mí me sacan, porque es evidente el fallo al no conseguir la emoción o el sentimiento esperado. Cuando sucede eso es evidente la falta de calidad en la película. Aunque eso sí, a pesar de todo eso se las ingenia para no ser aburrida. Es tontita, pero entretenida. Un nuevo placer culpable.

Sin más que decir, “Mente Implacable” se sitúa en esa categoría de películas donde pareciera que se hicieron siguiendo las instrucciones de cómo hacer un thriller de acción y ciencia ficción. Por lo tanto, no hay nada novedoso, todo ya se había visto antes y resulta demasiado superficial. A pesar de que por momentos la película resulta falsa, tonta, absurda y ridícula, quizá yo haya estado de buen humor pues no me pareció aburrida. La película es una tontería, desarrollada con las patas, pero tiene todo el cliché suficiente para ser entretenida.

estrella mala

Leave a Reply

Your email address will not be published.