“Mindhunter, season 1”, detrás del crimen desconocido

By October 15, 2017 Críticas No Comments

David Fincher es un realizador con mucha personalidad. En cada producción suele marcar su sello, un estilo sobrio, quizá frío, pero siempre con una fineza de buen gusto muy apropiada para resaltar artísticamente. En la televisión ya ha participado en “House of Cards”, marcando la pauta estética y narrativa de la serie, y ahora se involucra más con la nueva serie que Netflix acaba de estrenar. Sin salirse de su estilo, la primera temporada de “Mindhunter” pareciera que avanza a cuentagotas, pero en realidad cuece a fuego lento su estilo, su narrativa y su trama.

La película va de dos agentes del FBI, especialmente de Holden Ford, quienes se especializan en las conductas de los criminales y que al presentarse crímenes extraños deciden ahondar en ellos para tener conocimientos que les permitan anticipar futuros crímenes. La serie se basa en la vida real de los agentes Douglas y Ressler, quienes fueron los primeros en categorizar a los asesinos en serie a finales de los años 70. Al cambiar los nombres de los protagonistas reales, pareciera que la serie tiene más campo libre para hacer y deshacer la trama en base a lo que más le funciona. De esta forma, la serie tiene un mejor control del tono, un tono que se toma el tiempo para generar las bases a futuro y que queda muy a doc al tipo de historia que cuentan.

Finalmente, David Fincher comprende en dónde está parado y de forma fácil le dota a la serie una personalidad austera, sencilla, fina y que al mismo tiempo le dota una carga de tensión necesaria para mantener la atención. Una atención que no se basa en problemas increíbles o en una serie de aventuras locas, sino en el complejo escenario de los crímenes, donde la psicología logra tocar la curiosidad y ser el centro de atención.

Sin embargo, “Mindhunter” es una serie que todavía le falta ser más redonda. Si bien es cierto que está realizada con un gusto impecable y que los guiones son geniales, me gustaría que tuviera más impacto o sea más relevante. No es que no sea interesante, al contrario, pero a pesar de que resulte atractiva no logra ser un referente adictivo, como la series que han logrado ir más allá. Aunque es cierto que “Mindhunter” todavía tiene un amplio margen para explorar. Ojalá sigan las buenas ideas, porque sin duda alguna, esta serie vale mucho la pena.

Leave a Reply

Your email address will not be published.