“Modern Family, season 7”, la estamos perdiendo

modern family 1

Lo vengo señalando. Cuando una serie se expande sólo por el éxito de ventas y crítica, y no por su periodicidad argumental, las cosas comienzan a estancarse. A veces los responsables se dan cuenta y logran remendar las cosas, igual y no perfectamente, pero dando un gatazo lo consiguen. Pasó con “The Big Bang Theory” y está pasando con esta serie amable de la que vamos a opinar. La tienda ya no da para bollos y urge un cambio, no de esencia, pero sí de frescura. Una evolución que permita seguir siendo de calidad. Porque la séptima temporada de “Modern Family” es un estancamiento desganado desaprovechando el potencial que todavía le queda.

No puedo decir que es una baja de calidad. Es decir, el mismo humor de las primeras temporadas siguen presentes. El mismo ritmo sigue presente. Los mismos personajes, los mismos chistes, todo es lo mismo. Un verdadero fan se encontrará satisfecho, no lo dudo. Pero por lo menos yo, que sí me considero más exigente, termino por aburrirme y desesperarme porque estoy viendo lo mismo que salió hace 7 años. No hay evolución de personajes, no hay evolución de tramas, todo sigue igual y siguen partiendo las tramas de cada episodio de la misma manera. No está del todo mal, pero a estas alturas ya se vuelve predecible.

Falta una buena renovación. Por ejemplo, hubo un episodio que me gustó mucho de la sexta temporada donde todo se daba desde una pantalla de computadora. Eso es creatividad. Pero en esa temporada fue efímera, y en la que acaba de terminar fue inexistente. Ya no saben que novedad poner. Ya todo te lo sabes, sabes cómo van a reaccionar los personajes. Sabes que uno es el más chistoso y el otro no, pero como ya lo sabes ya no es tan chistoso. Es una paradoja, quizá, pero esa sensación que provoca estar experimentando lo mismo y lo mismo ya es desagradable. Quizá el personaje de Lily, que algunos les fastidia, es el que más me gusta y eso es porque no estuvo en las primeras temporadas para tener un argumento qué narrar. Ahora sí, y algo le sacan de provecho, pero con los demás están estancados. Sobre todo con Manny, el gordito, un personaje terrible que no aporta nada, no es chistoso y cae mal. Lo deben de quitar a lo sano.

Obviamente va a haber octava temporada que esto sigue teniendo público, aunque cada vez menos a como va la tendencia. Y al igual que como lo sugerí en la crítica de la temporada pasada, ojalá los escritores, productores y directores se dieran cuenta de que en las formas y algo en el fondo se debe de hacer un fuerte lavado de cara. La serie ya no es chistosa, y no porque no lo sea por ser otra cosa, sino porque estamos viendo repeticiones de esquemas, donde no hay evolución de nada. Eso molesta, aburre y cansa.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.