“Mom, season 3”, ingeniosos problemas

mom 1

Las historias están hechas de problemas. De eso viven, si no hubieran problemas no tendría caso; es más, problemas es casi igual a una historia extraordinaria. Cuando se hacen series sobre nada, como el caso reciente de “Lady Dynamite”, los problemas resultan pequeños, fáciles de solucionar, valiendo más la simpatía del protagonista. Cuando se le da un seguimiento a un problema hay más atractivo, y si le agregas personajes entrañables pues mucho mejor. Y luego, las terceras temporadas de las series me gustan mucho porque es un punto donde se puede dar todo lo mejor de una propuesta, pues los guiones se vuelven maduros, los personajes ya definidos y la frescura intacta. “Mom” se ha vuelto una serie muy fresca, siguiendo la mezcla de drama y comedia de una manera muy ingeniosa.

Seguimos con las andanzas de Christy y Bonnie tratando de sobrevivir, primero entre ellas y luego en un mundo donde la economía está para llorar y las relaciones familiares se encuentran frágiles. La serie es clara en su mensaje, más allá de los problemas que siguen y seguirán, siempre puedes contar con las personas que más quieres aunque no lo sepas. Es algo básico, pero efectivo. Así ha sido toda la serie, pero en esta tercera temporada las cosas ya están más definidas. Y es todo, desde los personajes, sus motivaciones, sus interacciones… todo ya está tan amarrado, que los guionistas se dan rienda suelta con tantas ideas frescas que tienen por explotar. Afortunadamente, no es cansino, no han llegado a la repetición y están a tiempo de prevenir.

Los guiones son ingeniosos, pues aprovechan todo el ambiente y el tono de la serie para crear nuevas cosas y nuevas líneas argumentales. Se nota que hay nuevas ideas constantes y una buena ejecución propia de gente apasionada por su trabajo. Podría parecer repetitiva, pues los problemas económicos y familiares son los corazones de las tramas; sin embargo, el cómo lo desarrollan y cómo meten el humor es lo que refresca la propuesta. No es nada del otro mundo, no es revolucionaria, pero sí que es muy efectiva y cumplidora con su objetivo de entretener y divertir.

La tercera temporada de “Mom” es ciertamente encantadora. Se nota que vive su mejor momento. Quizá el final de temporada no fue muy determinante (como últimamente le pasan a los finales de las series creadas por Chuck Lorre), pero por lo menos es prometedora de cara a la cuarta entrega de capítulos. Los actores y actrices son muy divertidos, mezclan muy bien el drama y la comedia sabiendo los momentos y el timing para hacerlo y los guiones son muy creativos. Ojalá sigan en ese camino, evolucionando hacia otros caminos sin perder su esencia.

estrella excelente

Leave a Reply

Your email address will not be published.