“Narcos, season 3”, misma peligrosidad

By September 3, 2017 Críticas No Comments

La primera temporada fue hasta cierto punto una bocanada de aire fresco para las ficciones centradas en el narco y toda esa aparente cultura. A pesar de la mezcla de acentos que eran de todos lados menos de Colombia, la serie tenía en su esencia mucho de lo que debe tener una historia de esas características: tensión, emociones, reflexión y entretenimiento. La segunda temporada siguió más o menos por el mismo camino, pero siguiendo un poco el destino de decadencia de Pablo Escobar no fue del todo logrado. Por eso las dudas en la tercera temporada que seguía a nuevos villanos con nuevas dinámicas. Pero en esta tercera entrega “Narcos” ha mantenido las emociones a flor de piel con intrigas propias de las mejores historias de la mafia.

Esta tercera temporada se queda con el Agente Peña como vínculo en lo general del show tratando de desarticular el Cartel de Cali, organización que adquirió el poder de las drogas cuando Escobar muere. Las primeras dos temporadas eran una especie de biografía de Pablo Escobar, con un planteamiento y desarrollo en la primera muy intenso, lo cual le daba una atmósfera intrigante, genial para este tipo de historias. Pero la segunda pareció alargarse demasiado. Temía que fuera a ocurrir igual con la historia del Cartel de Cali, pero no fue así porque en esta temporada de condensa todo su auge y caída, así que el desarrollo de esa nueva dinámica comienza y termina en los capítulos que acaban de estrenar en Netflix. Y está muy bien porque vemos una clara estructura de lo que nos están contando a un ritmo que devuelve esa esencia con la que el show había arrancado en su primera temporada.

El desarrollo de la trama, que aparentemente está situada en un año o dos de mediados de los 90, por supuesto que se engancha de los hechos reales, pero es efectiva gracias a las licencias que se otorgan. Y es aquí cuando uno se da cuenta que una cosa es la realidad, y otra cosa es una producción que representa hechos históricos. Para que dentro de la estructura que toma la serie esta pueda funcionar, era necesario crear nuevos personajes, y llevar a otros reales en direcciones ficticias, para que el drama genere más impacto y se adecúe a la naturaleza del show. Esto se nota y es algo totalmente genial, porque aquí lo que importa es lo que vemos en la pantalla y lo que aprendemos de ella. A lo mejor el personaje de Jorge Salcedo no sufrió tanto como lo vemos, pero la representación de los hechos que vivió son relevantes por lo que dicen de ciertas personas que en la realidad actúan igual.

Entonces de entrada, la serie vuelve a ser emocionante, adictiva, intrigante e impactante. Lo mejor es el guión que estructura toda una variedad de secuencias que fortalecen su naturaleza. Obviamente le ayuda la parte técnica aunque igual y no es nada del otro mundo, especialmente la fotografía y el diseño de producción. La serie podrá ser muy entretenida, bien editada y bien actuada, pero visualmente no tiene mucho aporte ni propuesta. A pesar de que Hollywood está metido, no es una serie que Netflix le meta mucho dinero. Pero de todas formas es digna porque se las ingenia para mantener la atención y ser congruente con lo que cuenta.

En conclusión, la tercera temporada de “Narcos” vuelve a retomar la esencia de la serie, una naturaleza que radica en las emociones fuertes y en la tensión que tipos basados en la vida real provocan. Las licencias creativas dan en el clavo para que la serie funcione a pesar del cambio de personajes principales. Lo mejor de todo son los guiones que estructuran la historia de tal forma que haya una conclusión argumental que de paso a una reflexión necesaria. Ya veremos qué nos depara la cuarta temporada que prometen, la llevarán a México. Por lo pronto, no queda más que estar satisfechos con esta entrega de “Narcos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.