“Orange is the New Black, season 5”, el motín para alargar

La segunda serie original de Netflix ha sido la más exitosa, tanto en premios como en audiencia. Y sin duda es una gran serie. Pero ya entrado en la quinta temporada, parece que los fantasmas de todas estas series que se alargan después de una quinta o sexta temporada parecen asomarse. Varias veces he comentado que una serie que se alarga a una séptima tanda de episodios es a causa de un gran éxito de audiencia, pero pocas veces logra ser refrescante, ofreciendo más de lo mismo. Muy pocas series se han reinventado, siendo la mayoría ejemplos de alargamiento sin justificación. La quinta temporada de “Orange is the New Black” camina en esa línea delgada, pero afortunadamente sigue siendo fresca e interesante, por ahora.

Esta quinta temporada comienza justo donde acabó la cuarta, con el inicio de un motín de reclusas que han tomado los pasillos y una pitol para amedrentar a los guardias de seguridad. Las consecuencias y su lucha para que sean escuchadas es lo que vemos en toda esta nueva tanda de episodios. No sé cómo sentirme al respecto. Por un lado, me gusta que hayan cambiado la dinámica. En vez de volver a seguir el día-día de las reclusas y sus problemas en la normalidad, ahora las vemos en una situación de aparente caos, donde existen nuevas reglas. Ver cómo se desenvuelven en nuevos roles ha sido refrescante. Pero por otro lado, tengo esta sensación de que no avanzaron gran cosa, haciéndolo más lento para que Piper (quien es en esencia la que protagoniza esta serie) no salga de la cárcel hasta que termine la serie (ya sabemos que habrá una sexta y séptima temporada).

Ante estas dos sensaciones con cuál me quedo. Obviamente con la primera, pues fue muy agradable ver los nuevos roles de los personajes, especialmente los que cambiaron drásticamente, como la ex de Caputo quien ahora se ha convertido en una reclusa o Taystee quien es quien lidera el motín y nunca parece desenfocarse de sus objetivos. Pero lo que ha hecho este cambio de jugadas para bien, han sido las nuevas dinámicas de la narrativa. En esencia sigue siendo igual, pero parece que todo va más rápido. Vamos, que nunca cansa. De pronto ya te echaste el maratón de capítulos. No sé si es bueno, sobre todo por la salud de la gente, pero es admirable que una serie pueda hacer eso efectivamente

Pero claro, no puedo dejar atrás esa sensación de que no avanzaron mucha en la historia. Son tantos personajes, demasiados diría yo, que apenas vimos a algunos. Una secuencia de la chica asiática apenas tenía continuación en el siguiente capítulos y después hasta dentro de dos capítulos, porque en uno ya no salía. Quizá tantos personajes aturde, pero lo bueno es que en la gran mayoría son interesantes, porque tienen muchos grises. Tú observas a los personajes malucos o caricaturescos, y son los menos interesantes.

En resumen, la quinta temporada de “Orange is the New Black” se ha vuelto interesante por su nueva dinámica, por situar a los personajes en nuevos retos. Pero es inevitable no mencionar esa sensación de alargamiento, producto de que tienen que terminar en próximas temporadas. Yo espero que no anuncien más y más y más, porque al final llegarán a un punto en que no podrán refrescarla. En esta ocasión sí pudieron, pero ¿en próximas’?.. ya veremos. Por lo pronto, esta serie sigue siendo muy recomendable.

Leave a Reply

Your email address will not be published.