“Orphan Black, season 3”, más misterios y más revueltos

orphan black 2 1

Empezando como un thriller policiaco rápidamente se convirtió en un syfy pop un poco extravagante. Aunque ese cambio de tono puede ser desconcertante, lo cierto es que cada etapa de la serie que ahora nos ocupa tiene su lado estimulante. Pero claro, los procesos para establecer los tonos pueden resultar inquietante para el público, sobre todo después de reconectar con la historia en su tercera etapa de capítulos. Por eso, la apreciación de la tercera temporada de “Orphan Black” resulta confusa, pues se sigue resolviendo varios misterios, aunque de forma un tanto atropellada.

Creo que una de las peores situaciones es cuando el nivel de misterio aumenta cada vez más. Es decir, el personaje principal encuentra respuestas a su viaje, pero siempre se encontrará con otras más grandes y peores. La sensación es del cuento de nunca acabar, y si de pronto paramos en una primera temporada y luego en una segunda, volvernos a meter en el argumento resulta más difícil de lo pensado. Más si este argumento está construido en base a clones, corporaciones, siglas y muchos personajes.

La tercera temporada comienza donde terminó la cuarta, con el descubrimiento de otra línea de clones. Casualmente, muchos personajes no sabían de su existencia y tras darse a conocer, prácticamente todos reaccionan como si nada o siempre sí lo conocían. Lo que quiero dar a entender con esto es que los primeros capítulos de la tercera temporada resultan un tanto disparatados, con giros de guión rozando la inverosimilitud. Los personajes reaccionan de una forma que no resulta coherente. Por ejemplo, Arthur ayuda a Sarah sin que nosotros veamos su reacción de procesamiento de lo que está pasando, que a largas luces parece muy importante, más que el hecho de saber que Beth se suicidó. Si en la primera temporada Arthur resultaba incrédulo por saber que Beth no era Beth, ahora procesa la información de que existe otro grupo de clones como si fuera cosa de todos los días.

orphan black 2 2

También las subtramas no son del todo integradoras al argumento principal. La más importante tiene que ver con Alison, que en realidad sólo aparece para contarnos su propia aventura separada de los demás. Y aunque resulte ser la parte más divertida (y por momento la mejor resuelta) poco tiene que ver con lo que nos cuentan de Sarah y el proyecto Castor, de lejos lo principal que nos cuenta la serie.

Eso sí, Tatiana Maslany sigue imparable con sus interpretaciones de los clones, ahora añadiendo a una manicurista fresa, pero al mismo tiempo dulce que desde el primer momento de su aparición cautivó. Podría decir que quizá sea su mejor personaje, lástima que sólo aparece por muy poco tiempo en la temporada (ojalá tenga más minutos ese personaje en la que sigue). Y así como ella las demás están geniales, siendo Helena la menos afortunada, en especial cuando habla con un alacrán… Ari Millen, el actor que interpreta a los clones Castor, solamente tiene a Mark como lo más sobresaliente, siendo con sus demás personajes algo más discreto.

La tercera temporada de “Orphan Black” sigue siendo interesante, el problema es que ese interés que genera llega un poco tarde, pues el inicio de la temporada resulta muy confusa, con muchos giros un poco inverosímiles. Hay momentos notables, como la subtrama de Alison, pero que no llegan a percibirse como trascendentes para la serie en general. En general se siente todo muy atropellado, con misterios más grandes por resolver. Ojalá que los personajes reaccionen ante los nuevos misterios de una forma más coherente que lo visto en esta temporada.

estrella buena

Leave a Reply

Your email address will not be published.