“Pequeña Gran Vida”, buena idea desaprovechada

By January 21, 2018 Críticas No Comments

A lo mejor en estos momentos de la vida actual las ganas por ver una película, en mi caso por lo menos, se divide en dos. Por un lado, las películas que pertenecen a una franquicia que me interesa, como por ejemplo “Star Wars” o las películas de Marvel, tienen un especial interés por lo que representan, porque más allá de ser ninguneadas por una comunidad que se cree más de lo que no es, esas películas cumplen con un propósito de seguimiento y lealtad, algo que pocos pueden hacer. Y por otro lado, me interesan las películas con una premisa creativa, original y fresca, y muchas veces esas premisas las encuentro en producciones de ciencia ficción con un perfil más bajo; como el caso de la película que ahora nos ocupa. Sin embargo, las buenas ideas no son garantía de resultar en buenas historias, pues se requiere un desarrollo correcto en su argumento. Y es algo que no sucede con “Pequeña Gran Vida” (Downsizing) una película desaprovechada en casi todos los sentidos de su gran premisa.

La película va de un tipo que entra a un programa donde la gente se puede hacer pequeña en beneficio del medio ambiente, pues en teoría se ahorrarán demasiados recursos de consumo en un mundo donde hay sobrepoblación y el planeta se está acabando. La premisa realmente es muy buena, te dan muchas ganas de meterte y que te cuenten la historia. Entras y te encuentras con más ideas todavía geniales las cuales te interesa que desarrollen. Sin embargo, todo es una oportunidad perdida porque el guión parece ir de muchas cosas y al final no va de nada. Alexander Payne, quien ha dirigido películas muy buenas como “Los Descendientes” (The Descendants, 2011) o “Nebraska” (2013), y su co-guionista Jim Taylor no logran desarrollar una gran idea en ningún sentido.

A veces es muy común que suceda eso, cuando la idea es muy buena, pero el guión termina por estropear con sucesos nada inspirados. Este es el caso. El principio es bueno porque te dicen qué onda, cómo está la situación y la motivación de los personajes principales para entrar al programa de empequeñecimiento. Pero luego, con detalles, la película explora otros conceptos. Y luego otros y luego otros. El caso es que nunca se detiene para sacarle importancia a lo que está contando, haciendo que el visionado se torne lento y, por ende, aburrido. Los personajes se vuelven intrascendentes, sus diálogos y acciones no hacen avanzar la trama, y hay muchos agujeros de guión que hacen inverosímil ciertos detalles y que hasta desentonan por momentos.

Así que sin más, “Pequeña Gran Vida” es una película muy, pero muy desaprovechada porque realmente tenían una buena idea. Ojalá alguien rescate esa premisa y la convierta en algo más trascendente, porque realmente vale la pena. Ahí hay potencial. Pero es evidente que este tropiezo de Alexander Payne no funciona y además decepciona, pues su nombre daba más garantías de tener una obra más redonda y el resultado es otro. Lástima, porque las expectativas eran altas, y lo que uno encuentra aquí es una película desganada y muy aburrida. Una película totalmente olvidable.

Leave a Reply

Your email address will not be published.