“Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar”, se agotan las ideas

Cuando era más chavillo las películas de piratas prácticamente no existían, no había. En los 90 y principios de los 2000 las películas iban de acción, como hoy en día, claro está, pero en cualquier ambientación menos en el mar. Las películas de piratas se veían lejanas, realizadas en épocas donde el cine se hacía de otra forma, y ver el género en una nueva película sonaba anticuado. Hasta que llegó el 2003 con Jack Sparrow y a todos nos tomó por sorpresa. El éxito llegó y la necesidad de explotar más al personaje no tardó nada. Así, ya vamos en la quinta, pero como sucede a menudo con varias secuelas, “Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar” (Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell No Tales) no logra reproducir el encanto que alguna vez tuvo la saga.

En esta nueva aventura vemos a los marineros fantasmas liderados por el Capitán Salazar pretendiendo matar a todos los piratas, en especial a Jack Sparrow. Así que este tiene que encontrar el Tridente de Poseidón para salvarse y a todos sus amigos. Es una aventura más, hasta sacada de la manga, lo cual no está mal para los que lleguen en blanco a la película, pero sí le da un rollo incongruente a la saga. El guión procede a ser la misma fórmula de aventuras estándar: hay una nueva amenaza y el héroe de siempre tiene que regresar a salvar el día. Es la misma estructura, los mismos arquetipos, los mismos giros… nada es innovador o creativo, así que para qué ver esta si ya estaba una mejor hace 14 años. Por ese lado, creo que la película deja mucho que desear.

Yo no sé ustedes, pero me gustó mucho la primera de la saga, luego me aburrió la segunda y detesté la tercera. El interés ya estaba muerto, así que cualquier cosa buena que hicieran sería mejor que lo último que habían hecho. Sin embargo, veo mucha desgana también por parte de la gente metida en su realización. Hay nuevos directores, pero como si hubiera sido cualquier otro. Las actuaciones también están hechas sin profundidad, también gracias a que el guión los pasa por encimita. Al final hay esa sensación de que nada más hacen esta película para ver quien cae en el engaño y así sacarse unos cuantos dólares.

Pero técnicamente está bien. O sea, el empeño que no le ponen a lo más importante se lo ponen a la parte técnica. Buenos efectos, buenas foto, buena música… vamos, es lo menos que se le pide, porque ya si eso también está mal estaríamos ante un bodrio. Técnicamente está muy bien. Y hasta por momentos es entretenida. Finalmente es un show. Pero de nada sirve que eso esté muy bien y que lo que estés contando sea pan con lo mismo.

Así que en definitiva, “Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar” es una película más de piratas y de aventuras que pasa al baúl del olvido. ¿Alguien se acuerda de la cuarta parte? Pues esta le va a suceder algo similar, pues no tiene nada de encanto ni de magia que sí tuvo la primera entrega. Es una película muy estándar, muy simplona y muy básica, donde el show audiovisual tiene mucho que ver para que no sea un absoluto desastre. Lamentablemente, se trata de un blockbuster que existe sólo para sacar el billete a la gente. Espero que no haya mucha que se vaya con el engaño.

Leave a Reply

Your email address will not be published.