“Pixeles”, nostalgia mal enfocada

pixeles 1

En el pequeño, pero interesante mundo de los guionistas, a cada rato surgen ideas con un potencia envidiable. Incluso, muchos de ellos con el perfil comercial para ganarse el gusto del público y convertirse en franquicia, el sueño dorado de cualquier productor. Claro está, no sólo de la premisa vive la película, y vemos frecuentemente cómo una buena idea se transforma en una estructura argumental vacía y poco trabajada. Es el caso de “Pixeles” (Pixels), que a pesar de tener una premisa con los elementos suficientes para esperar una gran aventura, patina estrepitosamente con un arco lento e interminable.

Como bien sabemos, una obra artística se puede dividir en forma y fondo. Este tipo de películas como la que ahora realizó Chris Columbus, tiene toda la pinta ser un gran divertimento. Así se está vendiendo. Eso quiere decir que le apuestan más a la forma que al fondo. Por lo tanto, uno espera que sea mínimamente entretenido, divertido y relajado. Nada de eso hay en “Pixeles”. Esta película debiera ir al grano con un ritmo acelerado, pues aparte hablamos de una comedia de acción, pero el caso es todo lo contrario, porque no hay chistes buenos y el meollo del asunto se tarda años en llegar. De entrada, la estructura está deformada.

pixeles 2

Si ya es un problema la lentitud para adentrarnos de lleno en el conflicto, peor es cuando hacia el final las cosas parecen no terminar. Enormes figuras (que aparten están bien feas) salen y salen sin ser relevantes en la trama. Es que eso es otro problema. Muchas de las escenas no tienen una razón de ser, alargando el tiempo y, por lo tanto, aburriendo al espectador. En serio, uno ya no aguanta y de todas maneras acaba uno cansado de su asiento.

Por supuesto, ya ni hablamos de algún mensaje o trasfondo de la trama. Lo único que hay son cosas vacías sobre la amistad y el heroísmo. Lo mismo de siempre sin proponer nada más. Quizá algo esperado, pero a fin de cuentas le quita el poco valor de ver esta cinta que no tiene nada de provecho. Interpretaciones mal, una puesta en escena muy rutinaria, uno efectos un tanto mediocres y un argumento sin chiste.

En resumen, “Pixeles” es una de las cosas más baratas que ha llegado a la cartelera en este verano. Una película que no tiene ningún valor, ni uno. Por supuesto que es muy olvidable y hasta sufrible. Si vas de mal humor, aguas porque esta película te pone más amargado. A mí no me afectó tanto, pero es cierto que no aporta nada bueno al ánimo del público. Una lástima.

estrella mala

Leave a Reply

Your email address will not be published.