“Pride: Orgullo y Esperanza”, el inesperado apoyo

By July 24, 2015 Críticas No Comments

pride 2

¿Qué sucede cuando mezclas el Thatcherismo y a una bandada de locas bien organizadas? En 1984 en la extensa huelga minera que estalló en muchas partes del Reino Unido por las rapaces políticas de los liberales,  se formó el movimiento  “Lesbianas y Gays apoyan a los Mineros”. Este movimiento que a pesar de ser marginado por sí mismo, logró sortear y apoyar a los mineros que estaban pasando estrecheces juntando fondos y apoyo. Y si bien el apoyo no fue tan significativo por el número de mineros afectados, representó simbólicamente algo para ellos.

Y es justo este episodio histórico el que explora, “Pride: Orgullo y Esperanza” (Pride, 2014) que ve nacer a este movimiento. Cuando Joe (Ben Schnetzer) arriba a Londres y se encuentra adentro de la marcha anual por los derechos de los homosexuales  se encuentra  con Mark (George MacKay), un soñador que convence a otros miembros de la comunidad gay en Londres para apoyar a los huelguistas. Así se forja una hermandad entre todos, que solo busca un fin, ayudar a otros desgraciados como ellos mismos lo son.

Entonces tienen que batallar primero con los que los detestan y luego, con los mineros que son, unos personajes bruscos y rudos que les son totalmente ajenos y que además no comparten su visión sobre la sexualidad…

pride 1

El casting fue magníficamente realizado, pero destaca Dominic West en su papel como el gay más liberado del grupo con gags inolvidables. Otro de los aspectos que favorecen el tempo con el que se cuenta la historia es la música, una banda sonora digna de esa cuna de roqueros que es Inglaterra con canciones de Joy Division, Queen, New Order entre otras grandes bandas.

Es una pieza que va de la extrema hilaridad al sensible drama aunque también parece muy teatral en ocasiones pero no se pierde nunca el hilo de lo que se está contando… esto es fácil de vislumbrar si consideramos que el director Mathew Warchus, también es director teatral.

Sabemos que el movimiento de apoyo a los mineros no se forjó tan sencillamente en su momento, pero el guionista, en este caso, Stephen Beresford ensambló muy bien la ficción con esta parte muy real de la historia. Es decir, la marginalidad de un grupo puede fortalecer al otro, en este caso los mineros vulnerados y los gays y lesbianas ambos con un programa político muy distinto pero con preocupaciones que confluyeron muy bien en su momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.