“Rascacielos: Rescate en las Alturas”, entretenimiento marca Dwayne

Cuando se hace cine en la actualidad es muy común, por no decir siempre, que las películas tomen ciertos aspectos del cine más antiguo como influencias. Muchos de nosotros añoramos cosas que habían en el pasado y que ahora ya no. Por ejemplo, a mí de niño me encantaban las comedias tipo “Mi Pobre Angelito” o el cine de John Hughes, pero ya hace rato que no sale algo similar bueno aunque de pronto quieran rescatar esa esencia con una peliculita aquí y allá. Otro tipo de cine es el de acción macho al más puro estilo de “Duro de Matar” (Die Hard, John McTiernan, 1988) que con el éxito de los superhéroes y algo más simplonas como las películas de Tom Cruise se dejaron de hacer como potenciales éxitos taquilleros. Si bien el público mayoritario espera con ansias la nueva película de superhéroes, todavía hay un puñado de personas que disfrutan de una película súper palomera con tipos muy musculosos salvando el día. Y una nueva película de ese estilo es “Rascacielos: Rescate en las Alturas” (Skyscraper), una cinta palomera que no disimula en ningún momentos sus exagerados elementos.

La película va de un ex agente del FBI encarnado por Dwayne Johnson que se ve inmiscuido en el rescate de su familia cuando el dueño del edificio en donde trabaja en Hong Kong es blanco de unos terroristas rusos. La película es súper genérica, de fórmula completamente y eso conlleva a una poca originalidad que la hace intrascendente. ¿Por qué? Porque todo el tiempo está Johnson en escenas de acción, una más ridícula y exagerada que la otra, pero sin una creatividad narrativa que lleve el género a otro nivel. Piloto automático donde lo importante es llevar el ritmo a buen puerto. Y hasta cierto punto se logra, pues realmente la película nunca aburre, pero en el fondo del meollo nos damos cuenta del truco.

Y además, a pesar de ser una historia de fórmula, donde al final salva a la familia y derrota a los malos, la línea argumental bebe mucho de dos películas en particular, una es evidente que es “Duro de Matar” y la otra es “Infierno en la Torre” (The Towering Inferno, John Guillermin, 1974), por todo este asunto de fuego en el edificio que poco a poco va incrementándose para complicar más las cosas a nuestro héroe. El problema es que “Rascacielos…” no le mueve la tuerca, no toma esas líneas y las convierte en otras, con más originalidad y frescura. Se queda en una película simplona de aventuras donde el héroe tiene que salvar el día a como dé lugar… y para esas como que ya no estamos, siento yo.

Así que sin más, porque esto no da para más, “Rascacielos: Rescate en las Alturas” es una película intrascendente por donde la mires. No es aburrida, la verdad es que Dwayne Johnson tiene mucho carisma y sabe cómo explotarlo, pero eso ya lo había hecho en prácticamente todas sus películas de acción, entonces esto es pan con lo mismo. Claro, a sus fans les encantará y todo lo que esperan en una película de Dwayne Johnson lo encontrarán aquí, pero eso no es motivo suficiente para no concluir que esta película es un desatino a su filmografía. La película cuenta el mismo chiste de otras cintas del género de hace muchos años, por lo que la originalidad pasa sin aparecer. Para fans solamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.