“Silicon Valley, season 5”, humor establecido

Lo suelo ver y constatar, normalmente una serie cuando dura 5 temporadas suele llegar a su techo. Después de 5 temporadas suele no haber frescura, se estancan y ofrecen más de lo mismo, matando la originalidad. No sé lo que le vaya a deparar a esta serie de HBO, pero creo que ya deberían ver el horizonte de su final, pues están a tiempo de no regarla al continuarla. Y es que si bien sigue siendo una joya, por momentos sobresalen aspectos que dan a entender el agotamiento de ideas creativas. La quinta temporada de “Silicon Valley” se mantiene en un nivel destacado, quizá apuntando a un final próximo.

La serie continúa cuando Richard y sus colegas inventan un tipo diferente de internet que revolucionará los mercados, por lo que tendrán que luchar por concretar el proyecto para ganarse sus millones y derrotar a sus adversarios. Los sucesos vistos en esta temporada no difieren de lo ya mostrado, pero en el buen sentido porque esta serie siempre se ha mantenido alto en cuanto dinámica de guión se refiere. Seguimos viendo el desarrollo de los personajes, como el caso de Dinesh quien tiene una obsesión más grande por presumir lo último de la tecnología o Gilfoyle, quien adquiere una actitud más centrada en cuanto a los negocios y a la tecnología que son capaces de ofrecer, pero siempre en los dos casos con pizcas de la personalidad ya establecidas.

En ese sentido, la serie se mantiene en buen ritmo. Siguen habiendo situaciones muy buenas que te sacan la carcajada. Especialmente cuando tiran de ese humor sarcástico tan característico de ellos desde un ángulo impredecible. Porque por ejemplo, cuando en el episodio final Richard va con Gavin para pedirle ayuda con una situación resulta predecible la pronta traición de Gavin, aunque el cómo se venga Richard resulta estimulante. Pero es eso, la serie comienza a reciclar ciertos chistes o mismos comportamientos para generar comedia, como toda la participación del personaje de Jian-Yang que, aunque sigue siendo simpático, su participación no evoluciona.

En resumen, la quinta temporada de “Silicon Valley” mantiene la calidad que ha tenido la serie en todos estos años que se ha estado emitiendo. Si bien todo funciona correctamente, es un hecho que les está pesando el tiempo para evolucionar. En cuanto a avance vemos que no ha estado parejo. Algunos personajes son más interesantes, otros se han quedado estancados, pero de todas formas vemos que la serie mantiene un buen ritmo. No mejora algo que de por sí es buenísimo, pero por lo menos no desmejora y eso ya es un buen punto a favor. Ojalá ya le piensen en terminar porque en cuanto a trama parece que ya no hay mucho que ofrecer (quizá explorar ese punto donde ya funcionan de una forma más cómoda y cómo se las arreglan siendo ahora privilegiados), porque sin duda, merecen un final digno, y es hora de que le vayan pensando en cómo hacerle.

Leave a Reply

Your email address will not be published.