“Star Trek: Discovery, season 1 part 1”, tradición moderna

By November 16, 2017 Críticas No Comments

Sin duda, quienes poseen alguna franquicia multimedia tienen una mina de oro, aunque no todos le saben sacar todo el provecho. Depende de muchas cosas, pero en esencia para que un producto, es decir una película o serie, de alguna marca sea un éxito con el público tiene que funcionar por su propia calidad. A lo mejor ante la novedad, el morbo y la curiosidad, una mugre puede ser un éxito económico, pero eso que lo sostiene así siempre es frágil. Sólo los buenos productos, o sea las buenas películas y series, hechos de calidad, perduran en el tiempo. ¿Qué se necesita para hacer una nueva producción basada en una franquicia viejísima y que tenga éxito? Pues en realidad es muy simple: respetar la esencia y reinventar las formas. Creo que eso es lo que han logrado con “Star Trek: Discovery”, una serie que huele mucho a trekkie a pesar de su agradable modernización narrativa.

La nueva serie del universo Star Trek, que sería ya la sexta, se supone que se sitúa unos 10 años antes de lo acontecido en la serie original. Y digo que se supone porque tal pareciera que por tecnología y look se sitúa 50 años después. En fin, el caso es que esta serie va de una especialista científica llamada Michael Burnham que tras un echar a perder su carrera en la flota estelar y provocar una guerra con los Klingon se une a la USS Discovery para remediar su pasado reciente y encontrarse a sí misma. Después de un atraso significativo que predecían un desacierto en la producción, las expectativas fueron rápidamente superadas tras los primeros dos episodios. La serie abraza la esencia de la franquicia, aquella donde el discurso radica en encontrar las formas para obtener paz universal, y de ahí no se mueve para construir, hasta ahora, unas aventuras entretenidas con una profundidad, aunque simple, igualmente a doc con el contexto actual del mundo.

Probablemente las buenas impresiones radican en que se superaron las expectativas que eran bajas y a lo mejor eso influye en exaltar a la serie. Por supuesto que no es la mejor ni mucho menos, pero sí merece un buen reconocimiento porque “Star Trek: Discovery” no le pide mucho a las mejores series de aventuras de la actualidad. De hecho, y quizá con la excepción de “Game of Thrones” y algunas otras, esta serie muestra lo mejor de la televisión en su factoría técnica. Su diseño de producción tiene muy buena calidad y sus efectos visuales son los mejores. A lo mejor peca de copiar la estética de J.J. Abrams que le puso a los reboots en el cine, pero su uso es correcto y hasta mejor ejecutado que las mismas películas.

Y además tiene a muy buenos actores. La protagonista es interpretada por Sonequa Martin-Green, que antes estuvo en “The Walking Dead” y aquí está bien, decente. Pero son los secundarios con los que me quedo, empezando por Doug Jones que vuelve a estar detrás de una máscara de látex interpretando a Saru; y el Capitán Lorca es Jason Isaacs, también un muy buen actor visto en algunas películas de Harry Potter y que aquí lo hace muy bien, siendo un capitán no del todo ortodoxo librado de ser quien cargue con el peso dramático del relato, lo cual hace diferente, un poco eso sí, la fórmula de que el capitán es el líder – protagonista – galán de las historias.

Así que sin más, “Star Trek: Discovery” es un muy buen regreso de la franquicia al plano televisivo. Ya se me hacía raro que no aprovecharan el boom que este medio está teniendo para volver al universo trekkie. Hace muy bien lo que deben hacer las nuevas producciones basadas en franquicias viejas que es respetar la esencia, tanto en discurso como en narrativa, pero con una dosis de reinvención en las formas. Esta serie así lo hace, porque cada capítulo es interesante, entretenido e inteligente. Particularmente el número 7 les quedó muy bien. Así que sin duda, esta es una de las cosas más agradables que le han sucedido a la televisión en las últimas semanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.