“Star Wars: Los Últimos Jedi”, el legado galáctico

By December 18, 2017 Críticas No Comments

Si de por sí, una película con contenido original, que tiene la libertad para hacer y deshacer cosas, se las tiene que ver difícil para ofrecer un espectáculo congruente con el discurso propuesto, ahora imagínense una película que viene siendo la octava parte de la franquicia multimedia más importante del mundo. Hay mucha presión. Y como he dicho antes, se tiene que conocer el contexto para poder apreciar de mejor manera las cosas. Lo que sí es que aunque sea una de las películas con más lupas en la actualidad, toda obra tiene que tener un objetivo artístico. En el caso de “Star Wars: Los Últimos Jedi” (Star Wars: The Last Jedi) se nota que el objetivo fue siempre hacer una película de aventuras altamente entretenida, pues toda la película mantiene la atención del espectador aunque descuida muchas cosas importantes que no la hacen sobresalir del todo.

La película, a diferencia de los otros episodios, comienza justo donde terminó la anterior, con el encuentro de Rey y Luke. Y va, por un lado, del entrenamiento que la joven recibe del viejo héroe en aras de encontrar su lugar en la galaxia, y por otro lado, de la lucha rebelde contra la Primera Orden que los está cazando. Al final, de forma casi milagrosa ambas tramas se encuentran, pero mientras tuvimos que chutarnos una alternancia de subtramas, una mejor que otra, para llegar al clímax. Y estas subtramas, que involucran a mucho personaje secundario, no hace más que dos cosas, entorpecer el discurso y proyectar las aventuras en todo su esplendor.

La película va acelerada y cuenta acontecimientos que suceden en un lapso de tiempo muy corto. Eso de alguna manera ayuda a que la aventura avance sin complicaciones. Le dan más importancia al personaje de Poe, ponen a otra chica de compañera de Finn y juntos van a una misión, la Primera Orden todo el tiempo los bombardea, batallas espaciales, batallas más en tierra, liberación de fauna… muchas cosas suceden, pero en esencia, no pasa nada. Porque hay muchas misiones que no resultan, porque se toman el tiempo. Y luego tienes a Rey en otra especie de remake, ahora de “El Imperio Contraataca” (The Empires Strikes Back, Irvin Kershner, 1980) en un lugar remoto junto a su maestro Yoda, digo, su maestro Luke para entrenar y convertirse en Jedi, pero tiene que regresar a las luchas porque siente un conflicto. De hecho, toda la película tiene una fuerte inspiración por el Episodio V, pues al igual que Leia y Han Solo cuando son perseguidos por el Imperio, aquí la Primera Orden persigue a la Resistencia.

Así que eso me lleva al guión. Se nota que Ryan Johnson, quien además de dirigir también escribió el guión, es un gran devoto del material original y evidentemente los utilizó como influencia. Gracias a esto, hay muchos auto-homenajes que te llevan a la nostalgia, pero también de alguna manera estos limitan cierta originalidad y creatividad para construir una película independiente. Claro, es parte de la franquicia “Star Wars”, pero aun así tiene que contar con una esencia propia, contar una historia de la forma más original y creativa posible, y ser una propuesta cinematográfica que pueda perdurar con el tiempo. Pero no, se queda en el homenaje, se cierra. Ahora, no sé si por decisión propia o porque le dijeron que así lo hiciera. Lo que sí creo es que “Star Wars: El Despertar de la Fuerza” (Star Wars: The Force Awakens, J. J. Abrams, 2015) aprovechó muy bien ese aspecto por ser la primera nueva producción para cimentar las bases de la nueva trilogía. La sensación de esta nueva es que vuelven a homenajear y no vemos ninguna línea argumental que se salga de lo establecido con su propia esencia. No es que quiera algo totalmente diferente a lo que es “Star Wars”, pero sí una película fresca que tenga la capacidad para explorar nuevas narrativas y nuevas líneas argumentales.

Técnicamente la película es muy buena, y no creo que nos debamos de clavar tanto en eso porque al final es lo de menos. Buena música, buena foto, buenos efectos, y bueno todo eso, normal. A lo que sí hay que apuntar es al hecho de que Disney ya dejó muy claro sus objetivos con esta franquicia. Por un lado, homenajear al legado original. Sí, están los personajes para decirles hola, pero en un ratito hay que decirles chao porque creo que de todos los personajes de la trilogía original, si acaso Leia y Luke son la excepción, no tienen mucha importancia. R2-D2 tiene un cameo, Chewbacca y C-3PO también apenas salen. Creo que en el intento de homenajearlos hacen cosas que resultan contraproducentes. Y por otro lado, lo que sí me queda claro, es que estas películas tienen que ser totalmente de aventuras. Si algo me gustaba cuando George Lucas los controlaba, era que siempre le daba a esas películas un peso importante a la política, a las consecuencias. Aquí es más “pas, pim pum” y a lo que sigue. Eso, como resultado, desemboca en una película entretenida, pero poca profunda, y todos sabemos que el discurso es muy importante en la saga y aquí, aunque intentan discurso es muy importante en la saga y aquí, aunque intentan dársela, no logra repercutir demasiado.

Así que en conclusión, “Star Wars: Los Últimos Jedi” es una película que no le da miedo seguir con el auto-homenaje. Ya J. J. Abrams lo tuvo que hacer para cimentar las nuevas aventuras, pero creo que Ryan Johnson como que quiso hacer lo mismo, pero sin los efectos esperados. Tanto homenaje no deja avanzar las tramas importantes, reduciéndose a intentos o situaciones con poca fuerza. Seguimos sin ver la importancia de Rey y se redujo considerablemente la importancia de Snoke, cosas que en un esfuerzo por hacer una película llena de aventuras quedaron deslucidas. Sin duda es una película que a los fans los va a dividir, habrá quienes sí les lata y a otros a quienes no. Pero más allá de verlo con ojos de fan, hay que verlo con ojos cinematográficos, pues creo que es la solución para poner la película en su sitio. Ante eso, creo que la película tiene limitaciones para querer ser más por querer agradar al fan, y cuando quiere ser más, no lo consigue del todo. Pero sin duda, es una película que hay que ver, aunque a estas alturas ya todos la vieron.

Más del Especial de Star Wars en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.