“T2 Trainspotting: La Vida en el Abismo”, le pega la secuelitis

By March 18, 2017 Críticas No Comments

t2 1

Hace como un año vi completa la película de “Trainspotting” (Danny Boyle, 1996). No fue la primera vez que lo intenté. Quizá unos 8 años antes había visto las primeras secuencias, pero me aburrí y terminé por detenerla y seguir con otras cosas. Pero seguía escuchando muchos comentarios de aquella película. Comentarios que nunca bajaban de los elogios, de cómo esa película cambiaba cierto estilo academicista en algo más transgresor que funcionaba. En todos lados, los cinéfilos y cineastas tenían grandes cosas que decir. Entonces hace un año le di otra oportunidad. No se me hizo la gran cosa. A lo mejor porque ya había visionado películas similares que llegaron después de esta o por lo que ustedes quieran, el caso es no me llegó. Por lo tanto, una segunda parte no me entusiasmaba. Lo cual es bueno porque si resultaba mala no me iba a molestar en absoluto. Al verla, puedo decir que “T2 Trainspotting: La Vida en el Abismo” (T2 Trainspotting) cae en los mismos clichés de las secuelas con una mezcla de nostalgia y sin necesidad de existir.

La película vuelve a centrarse en los mismos personajes, salen todos, y otra vez con Mark Renton como el principal. Mark regresa a Edimburgo de Amsterdam para encontrar que sus ex-amigos no han tenido una vida plena, producto de sus andanzas en el crimen y las drogas, por lo que tratará de ayudarlos aunque parezca imposible. No es precisamente una premisa prometedora, especialmente cuando hablamos de los temas. Obviamente la película original se caracterizaba por llenar las imágenes de ilusiones narcóticas de heroína y sobrellevar las consecuencias. Esta película en esencia trata de lo mismo, pero con viejitos (bueno, cuarentones-cincuentones). El caso es que no hay algo realmente novedoso por el que esta película se pueda desmarcar de la sombra comparativa de la primera. Como muchas secuelas, esta se va por el camino de la nostalgia.

La propuesta de Danny Boyle radica en invitarnos al pasado y recordar aquellos tiempos noventeros. Los mismos personajes están todo el tiempo recordándolo, no lo pueden superar. Pero en vez de que esos recuerdos sean parte puntual de la trama para desarrollar otros temas, el guión repite esquemas y situaciones. Lo único nuevo sería la nostalgia y los subtemas que emanan de ella. Hay reflexiones, el hubiera, recuerdos, flashbacks… pero en conclusiones concretas dejan mucho que desear, sobre todo porque no son muy innovadores. Es la película reunión, todo se desenvuelve en volver a juntar a los personajes, pero ya de ahí a desarrollar una historia interesante que valga la pena ya es otro boleto. Boyle se toma mucho tiempo en situar a los personajes en la actualidad, que descuida el desarrollo argumental de su película.

Asimismo, Boyle no le echa muchas ganas en su realización. Repite la narrativa de la película original. Podrán decir que de eso se trata pues es Trainspotting, pero incluso en eso debe haber mayor ingenio. Es como volver a ver una película transgresora noventera. Yo hubiera preferido ver una película transgresora del 2017. Es eso, no hay innovación, no hay riesgos, no hay creatividad… todo es repetición, lo mismo en viejitos. Eso a mí no me satisface del todo. Lo único que salvaría a la película es que aún siendo discreta, por lo menos es un tanto entretenida.

En resumen, “T2 Trainspotting: La Vida en el Abismo” es una secuela que como muchas comete el error de mirar mucho al pasado, haciendo sus propios homenajes. En vez de ser una obra propositiva, que avance, Boyle le da por la nostalgia. Todo se trata de recordar aquellos tiempos de hace 20 años. Incluso, la propia marca narrativa se siente anticuada. Si ustedes son muy fans y les encantó la primera, esta podría satisfacerlos porque se trata de recordar y recordar. Si a ustedes se les antoja algo fresco, sin duda esta no será para ustedes, a pesar de lo fresca que en su momento se consideró a la película original. Son 20 años, ya se hizo vieja.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.