“Tallulah”, cuando el problema eres tú

tallulah 1

El viernes en Netflix se estrenó esta película exclusiva que se estrenó en el pasado Festival de Sundance. Ese festival tiene una onda indie y, por lo tanto, hay un sinfín de películas estadounidenses en ese rollo. Es como si ahí se emitieran todas las películas de Estados Unidos que no pertenecen al monstruo de Hollywood, lo cual está bien pues tienen su nichito. La cosa aquí ese tipo de películas, que son muy chiquitas obviamente, se clavan más en la parte de las relaciones sociales. No por eso quiere decir que está bien, pues algunas se pasan de sangronas y terminan haciendo el ridículo. “Tallulah” es ese tipo de películas que en realidad no te descubre nada nuevo en ningún sentido, pero que sirve como una interesante discurso de las decisiones correctas que se hacen en la vida.

La película va de una chava bien loquilla que vive en el presente sin ningún sentido de la educación y el respeto ajeno, cuando de pronto tiene que cuidar a la bebé de una madre irresponsable tomando la decisión de llevársela haciéndola pasar como suya con el fin de cuidarla mejor. La premisa es apenas una excusa para hablar de cosas como la familia, las decisiones de vida y la maternidad; pues en sí la trama no da para mucho más. Es decir, el desarrollo que pudieron haber metido sobre la investigación del robo del bebé se ve empequeñecido por un discurso sobre las relaciones personales que tengan que ver con la familia. En ese sentido, los personajes son muy pasivos, a los que solo los ves intentando vivir la vida familiar de una manera más armoniosa.

De hecho, cuesta creérsela un poco cuando Tallulah, el personaje de Ellen Page, no devuelve al bebé. Ella, a pesar de sus múltiples defectos tiene buen corazón, entonces cuesta creer que sea demasiado estúpida para no darse cuenta que la acción de llevarse a una bebé le puede costar muy caro. Pero esas decisiones de guión están para dar con el objetivo de esta película que no es otra cosa más que hablar sobre la familia. Es interesante cómo la aborda, y quizá alguno no estará de acuerdo con el discurso, pero no deja de ser un lado valioso para escuchar. En ese sentido el personaje de Allison Janney da en el clavo, siendo muy convincente en todas sus apariciones… excepto en esa minitrama que sobra cuando coquetea con Manuel el portero.

A pesar de su pequeñez y su nula propuesta artística, “Tallulah” es un interesante vehículo para hablar sobre las decisiones de vida que hagamos. Si se ve con la idea conocer ese discurso, la película puede ser tan entretenida como queramos. Para nada es una película donde los personajes hagan cosas muy activas, puesto que su fuerza no está en el qué sino en el cómo. En realidad es una propuesta más enfocada en sacar el tema y representarlo que en el entretenimiento en sí.

estrella regular

One Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.