“The Confession Tapes, season 1”, cintas que manipulan

By September 10, 2017 Críticas No Comments

De un tiempo para acá, las series documentales han estado en plena forma y algunas han sido muy exitosas. Se da el caso que las del género criminal suelen ser las más impactantes, emocionantes y entretenidas de todas. Puede ser el hecho de contar historias increíbles del mundo real. Quizá la más exitosa haya sido “Making a Murderer”, pero ya han sido varias las series documentales de crímenes que han tenido suerte de tener una calidad estimable. Ahora Netflix lanza otra serie del género, y lo que resulta de “The Confession Tapes” es una serie con casos diferentes que por tener el mismo conflicto se vuelven iguales y hasta repetitivos.

La serie documental es una antología de 6 historias repartidas en 7 capítulos, y cada historia cuenta un caso diferente de personajes enjuiciadas por crímenes que no cometieron gracias a cintas que grabaron confesiones falsas y manipuladas. Son historias en la que en cada caso hay elementos interesantes, y como son reales muchas veces son desgarradoras. En realidad te sientes mal por todos los personajes que van tomando protagonismo. El problema de la serie es que a pesar de tener personajes diferentes en situaciones que cambian de lugar, escenario y ciertas condiciones, en esencia cada capítulo te cuenta la misma historia.

Se vuelve hasta cansado ver otra vez al acusado que es un hombre o mujer ignorante ya sea por su edad, por su nivel de educación, por su nivel socioeconómico, por su raza o hasta por su nivel mental siendo manipulado por los policías, detectives, abogados, fiscales o medios de comunicación para que confiesan falsamente un homicidio y que esto quede grabado como prueba para su juicio. Es lo mismo en cada caso y eso, aunque suenen interesantes las historias, cansa rápidamente. Porque la fórmula y estructura de los episodios son iguales. Es el mismo tipo de edición, la misma música, el mismo tipo de fotografía, la misma narrativa… son diferentes casos, pero si todo lo cuentas igual, incluidos el mismo tipo de conflictos, no tiene mucha relevancia.

Lástima, porque cada caso sí que merece una atención más profunda, o por lo menos con un ojo más personal. Es como si Silvia Pinal nos contara un nuevo caso que no va más allá del meme “Déjenme contarles una triste historia…” sin que haya un seguimiento posterior. Al ser varias historias bajo el mismo conflicto, la serie no profundiza, por lo que hay muy poco margen para reflexionar lo visto. Y creo que es una oportunidad desaprovechada. Pareciera que para los creadores de la serie es más importante el cómo está su show, que la historia de sus protagonistas. Hay una sensación de que sólo usaron la historia de esas personas para lucirse, que porque verdaderamente querían contar sus historias.

Así que en vista de lo visto, “The Confession Tapes” es una serie documental que contiene varias historias interesantes. De hecho, pega mucho conocer esas historias. Pero es más un lucimiento del formato, que un seguimiento de esas historias. Al ser una serie antológica bajo el mismo conflicto, los casos que presentan son repetitivos en su estructura, en sus personajes y en su resolución. Pareciera que esas historias y esos personajes que actualmente siguen sufriendo fueron utilizados para dar rienda a una idea que no contempla una reflexión de las cosas y sí un lucimiento de entretenimiento. El resultado es una oportunidad perdida.

Leave a Reply

Your email address will not be published.