“The Crown, season 2”, la prensa y los escándalos

By December 10, 2017 Críticas No Comments

Ahora es muy común informarnos casi sobre cualquier cosa. Los medios, y específicamente el rol de la prensa han contribuido a una democratización de la información si es que se ha llegado a eso. Pero imagínense antes, cuando el alcance del poder informativo apenas se estaba desarrollando, explorando nuevos horizontes, lo que tuvieron que pensar y hacer la Corona Británica, una institución en esencia conservadora y tradicional, para sobrevivir en medio de cambios radicales en su propia sociedad. Lo que tuvo que reflexionar la Reina Isabel II para estabilizar su reinado y hasta la fecha, adaptarse al ritmo en el que suceden las cosas. De eso va la segunda temporada de “The Crown”, una serie que mantiene la elegancia y el buen gusto, desarrollándose a medida que lo hace el reinado de su protagonista.

La serie continúa las andanzas de la joven reina que tiene que lidiar con problemas políticos, familiares y personales (pues qué más, ¿verdad?) a medida que varios de estos se publicitan en los medios de comunicación para el conocimiento de la opinión pública. Lo que hace la serie es muy interesante, pues perfectamente te da a entender la importancia del contexto histórico sin ser evidentes. Son esos diálogos y expresiones de los personajes, que dan a entender la forma en la que viven y cómo tienen que lidiar con los cambios del mundo actual. Así, con ese perfecto entendimiento, la serie continua con los conflictos propios de los cambios de época de una manera intensa, que al ser propio de algo británico, se convierte en algo discreto también. De esta forma no hay nada forzado, ni fuera de lugar. La serie se las ingenia para retratar lo más real posible la biografía de Isabel II sin dejar a un lado su posición de entretenimiento.

Pero como todo buen conjunto de entregas, esta segunda temporada se enfoca en un tema que va a lo general. Y este es el poder de la prensa, un poder al principio invisible, subestimado, pero que adquiere relevancia cuando sus objetivos se ponen en marcha. Y es que los escándalos eran en pan de casi cada día. Obviamente, esos escándalos se podían haber dado en otros tiempos de la historia si hubiera habido una prensa más mordaz, pero es precisamente el poder de la prensa quienes hacen más grande los problemas de Isabel II. Sobre todo porque es algo nuevo para los integrantes de la Corona, un estilo donde se le vigila más, dónde se le cuestiona todo y que, incluso su padre, nadie había vivido algo similar. Lo que nos enseña la serie es que como cualquier persona normal, la reina recurre mucho al sentido común, a la empatía, para poder tomar las mejores decisiones que den con las soluciones.

Y bueno, qué decir de la parte técnica que ha continuado con ese rigor propio del británico. La fotografía es muy buena, ya sea en interiores o en exteriores. El arte es exquisito y la música es muy funcional. A lo mejor se echa de menos a una propuesta que vaya más allá de los mostrado, que sorprenda gratamente, pero tampoco lo que hay es para demeritar en ningún momento. Al contrario, la calidad persiste. Y eso incluye también las actuaciones, el guión y la realización. Todo va fluyendo extremadamente bien, dejándonos con ganas de más.

Sin duda alguna, la segunda temporada de “The Crown” sigue manteniendo el nivel de excelencia que la primera tanda de episodios ya nos había ofrecido. Delimita muy bien su particular tema con su respectivo discurso. Los escándalos a los que está expuesta la reina son llevados más al extremo gracias al poder que la prensa está teniendo. Son las decisiones para seguir el ritmo de la forma de vida de la sociedad las que llegan a las soluciones. La serie nos da a entender las semillas que dieron paso a la evolución y al estado actual de la Corona. Y claro, aunque sea una ficción, de todos modos sorprende la forma tan humana que representan a los protagonistas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.