“The Defenders, season 1”, héroes por convivir

By August 19, 2017 Críticas No Comments

Desde que se lanzó la idea de juntar en una película a los superhéroes más famosos de Marvel (siempre y cuando tuvieran los derechos) las posibilidades de ver a cualquier personaje de los cómics conviviendo con otro diferente de su límite argumental en solitario por así decirlo siempre han aumentado. No hubiera explota esa fascinación si no fuera porque “Los Vengadores” (Marvel’s The Avengers, Joss Whedon, 2012) funcionó muy bien en su momento, haciendo a su vez que otros estudios contemplaran la posibilidad de unir películas en sus propios universos, creando una nueva forma de franquicia cinematográfica. Expandiéndose a la televisión, es normal que Marvel haya querido repetir la fórmula de introducir personajes en sus respectivas series para luego juntarlos en un evento único. Y eso da como resultado “The Defenders”, una serie entretenida que de alguna forma no explota su potencial.

La serie va de los cuatro superhéroes de Marvel / Netflix que a pesar de poder llamar a S.H.I.E.L.D., a Iron Man ó a Spider-Man (que se supone ahí están en su universo) deciden unirse sólo ellos para detener la amenaza de La Mano, que ya tanto han batallado en anteriores temporadas de su universo. En apenas 8 episodios, los superhéroes se conocen, investigan y pelean juntos contra los malucos liderados por Alexandra, una Sigourney Weaver que le echa ganas. Lo cual está bien que hayan sido pocos episodios porque eso permite que haya una mayor concentración y control sobre la trama principal. El problema es que la trama y su desarrollo no están a la altura de lo que pueden alcanzar los personajes y de lo que (quizá malamente) nos han acostumbrado.

Las series de superhéroes de Netflix han dejado en claro que lo de ellos es el construir personajes lo más posible hasta que ya no puedan impedir que salgan las secuencias de acción, que quizá sea lo que un fan más geek, por así decirlo, desea ver. Pero a mí sí me late esa parte, porque finalmente estamos hablando de series donde se dispone de un amplio margen de tiempo. Solamente vean “Game of Thrones” donde hay capítulos de puro diálogo igualmente importantes y emocionantes. La cosa es hacerlo bien y de forma equilibrada para que sintamos esa naturaleza en la narrativa de la trama. Sobre todo en las temporadas de “Daredevil” y en la de “Jessica Jones” se pudo ver muy bien cómo se cuidaba el equilibrio, incluso proponiendo narrativas que no le quedarían mal a las del cine. Pero con las de “Luke Cage” y “Iron Fist” el efecto sorpresa no se sentía en ningún momento a pesar de ser entretenidas y relevantes.

En “The Defenders” van por más por el camino de las últimas series que de las primeras. ¿Está mal? No porque de todas formas la serie tiene cierta tensión, entretenimiento y diversión que hace ameno el visionado. Y la verdad es que uno siempre está al pendiente de referencias, easter eggs y ese tipo de cosas. Pero al final no deja de haber esa sensación de no cumplirse las expectativas. A lo mejor no iban a llegar a un nivel épico de salvar al mundo (eso se los dejan a los del cine), pero sí se esperaba un nivel épico personal que nos haga reconocer la importancia de sus acciones. De hecho no importan que no haya escenas de grandes efectos visuales, lo que importaba era el hecho de emocionarnos a un nivel más aterrizado, como en el final de la primera temporada de “Daredevil” por poner un ejemplo.

Lo que encontramos aquí es digamos una continuación de “Iron Fist” con los mismos malucos de esa serie sólo que ya más destapado por así decirlo. Como el señor millonario no puede solo, casualmente se alía con los otros héroes para solucionar el problema. Uno esperaría quizá una vuelca de tuerca con los villanos, que a lo mejor los que están detrás no sean La Mano sino Oscorp o Hydra para hacerlo más interesante por decir algo. Pero no, al final es el Round 3 entre La Mano y algún héroe, cosa que ya habíamos visto antes. Entonces, si sólo es lo mismo, pero ahora con más personajes, pues realmente no se va a sentir algo nuevo o especial que es lo que promete la serie, un evento único. Es pan con lo mismo.

Así que en conclusión, la primera entrega de “The Defenders” tiene la ventaja de tener 8 capítulos que permiten ser más directos y concentrados con la trama principal. No hay tiempo para irnos a otras cosas que no importan tanto, cosa que debilita un poco a los personajes secundarios, pero bueno. A pesar de ser entretenida y a veces divertida, no ofrece algo nuevo en cuanto sentido temático, algo que la haga diferente de lo ya mostrado. Técnicamente bien, aunque sí he de mencionar que el hecho de poner las escenas de los superhéroes individualmente con sus colores distintivos sí causa una seria distracción. Pero bueno, eso ya es de gustos de cada uno. Lo importante es que aunque esta serie vale la pena, también hay que decir que pudieron haberla hecha mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.