“The Disaster Artist: Obra Maestra”, la peor película es la que no se hace

By January 20, 2018 Críticas No Comments

Cuando se hacen listas de lo mejor del cine, para saber cuál es la mejor película de todos los tiempos, nunca se está exento de la polémica. Porque los gustos se rompen en géneros y la apreciación siempre es subjetiva. Pero siempre será más fácil hacer una lista de lo mejor del cine a una lista de lo peor del cine. Invariablemente, una película mala siempre tendrá más posibilidades de ser un fracaso de audiencia; por supuesto que hay excepciones, pero normalmente sucede que una película mala la verá un número reducido de personas, incluyendo audiencia y críticos. Yo estoy seguro que la peor película de todos los tiempos ha sido vista por muy pocas personas y se ha mantenido fuera de reflectores, porque es lo normal. Otra cosa es saber cuál es la película de menor calidad más famosa y probablemente esa sea “The Room” (Tommy Wiseau, 2003) que tras su fama se ha convertido en una obra peculiar digna de analizar. James Franco decide contar un poco el detrás de cámaras de esa película en “The Disaster Artist: Obra Maestra” (The Disaster Artist), una comedia que no sólo sirve de morbo sino es realmente una película sobre la amistad, los sueños y el luchar por ellos.

La película va del joven Greg Sestero que sueña con convertirse en un gran actor cuando conoce al extraño Tommy Wiseau, también actor en busca de suerte. Ambos se hacen muy amigos y viajan a Los Ángeles para probar suerte. Al ver que nadie los pela porque realmente no tienen talento, Tommy decide hacer su propia película que resultará ser la llamada peor película de todos los tiempos. Afortunadamente, James Franco quien dirige, produce, escribe y actúa esta película (al igual que en su momento el mismo Tommy Wiseau con la suya) hace un trabajando redondo porque le da a su obra un tono adecuado y justo. Pero es una comedia que no se burla a pesar de contar la historia detrás de un bodrio. Cuenta la historia de personajes humanos, un tanto excéntricos, pero humanos después de todo. Y al hacerlo así, James Franco hace de esta película una buena representación sobre la amistad y los sueños.

De esta forma estamos ante una película divertida, muy entretenida y que al mismo tiempo cala con su profundidad. Tampoco hay que tener una gran capacidad reflexiva para entender lo que Franco quiere decir con su película, pero lo agradable es que siempre hay un retrato honesto sobre los personajes y sus motivaciones, que dan como resultado un gran desarrollo argumental. La película es simple de entender, unos amigos se mantienen unidos para conseguir sus sueños de hacer algo en Hollywood, y con eso es suficiente para entender lo que James Franco quiso decir con su propia película. Al final de todo, se trata de una película que aprecia todos los esfuerzos para lograr tus metas, independientemente de las formas.

“The Disaster Artist: Obra Maestra” (que por cierto, qué mal título le dejaron en México. O le hubieran traducido bien, o no le hubieran puesto el subtítulo que medio lo embarra) es una película muy entretenida y divertida que gracias a un gran trabajo actoral, e guión y de realización, cumple con su objetivo más ambicioso, que es representar que todos los esfuerzos por conseguir los sueños valen la pena, y que si hay algo peor es porque nunca existió. Creo que me quedo con su significado, con lo que representa. Más allá de que la apreciación se pueda transgredir por los escándalos sexuales que actualmente le están llegando a James Franco, la película vale realmente la pena.

Leave a Reply

Your email address will not be published.