“Thor: Ragnarok”, aventura moldeable

By November 3, 2017 Críticas No Comments

Ya ni sé cuántas películas son las que integran el Universo Cinematográfico de Marvel, pero obviamente son muchas. Ya son casi 10 años que la verdad parecen lejanos, pero al mismo tiempo cercanos dado que la misma fórmula de “Iron Man” (Jon Favreau, 2008), esa donde el héroe no se toma tan en serio las cosas, sigue funcionando. Al parecer es el humor Marvel, y mientras pasan los años, varios directores se esfuerzan para hacer lo suyo sin salirse de esa congruencia tonal. Las películas de Thor, las dos primeras, estaban en el limbo, pues ni eran chistosas ni eran serias. Un buen lavado de cara se tenía que dar con ese personaje en solitario y lo hacen en esta tercera película que protagoniza. “Thor: Ragnarok” es una película que apesta a Marvel por todos lados, lo cual hace que aunque sea entretenida también sea intrascendente.

La película va de Thor quien encuentra a Asgard, su hogar, en medio de cosas locas por culpa de Loki quien ha usurpado a Odín, el padre. Ante la oportuna muerte de este, inmediatamente Asgard en invadido por Hela, quien con sólo su presencia es capaz de traer el Ragnarok y destruir el mundo de Asgard. Es un argumento muy, pero muy simple en cuanto al desencadenamiento del llamado a la aventura. También es un tanto forzado, pues las cosas pasan y pasan tan de casualidad, que es inevitable no sentir algo extraño sobre ello. De todas formas tratan de ser coherentes, explicando que las cosas en otros mundos suceden más rápido y directo, pero no hubiera estado de más un poco más de verosimilitud en las cosas que pasan.

Es una película de aventuras donde el personaje de Thor tiene que atravesar lugares que lo sacan de su zona de confort, lo cual hace más llevadero para el espectador, pues vemos situaciones que antes no se nos habían presentado con ese personaje. Por supuesto, las cosas son de gustos, y el hecho de cambiar el tono, de uno opaco a uno más colorido, puede que haga las cosas más amenas y entre con mayor facilidad en el gusto de las personas. Sin embargo, Taika Waititi, el director, por poco se pasa con su humor, pues en varias ocasiones los personajes están a punto de pasar la línea de la caricatura que haría las cosas más irritantes. Por momentos me sentí en un espectáculo infantil de fiesta de cumpleaños donde las decisiones, las acciones y las consecuencias se presentan de forma tan simple y comodina.

Lógicamente en este tipo de películas, detenerme en la parte técnica es por demás intrascendente, dada la factura que suelen contar, y esta no es la excepción. Sin embargo, a pesar de lo bien que están las imágenes, los colores y la música, de pronto los efectos visuales o ciertos detalles como la canción de Led Zeppelin, Immigrant Song, que se escucha en cada momento en que Thor se muestra bien fregón, están puestos de forma no tan rigurosa. Creo que toda la secuencia de Noruega está muy mal hecha, la fotografía, las actuaciones, y los efectos visuales están para llorar. Y así algunos detalles particulares.

De todas maneras, “Thor: Ragnarok” es sin duda la mejor de las protagonizadas por el Dios de Trueno (tampoco era tan difícil), pues es una película divertida que nunca se sale del tono casi exagerado que Waititi le imprime. Quizá yo esperaba un humor mucho más inteligente pues se me hizo que algunos chistes fueron muy bobos o de pastelazo, pero a fin de cuentas es congruente con la forma planteada y las reglas del universo. Los personajes y la química de los actores funcionan muy bien, siendo las mujeres lo más destacado, tanto la Valquiria de Tessa Thompson y la Hela de Cate Blanchett. Así que esta película podrá no ser de las mejores de Marvel, pero sí una buen opción como espectáculo y entretenimiento.

Más del Especial Marvel en Watsamara:

Leave a Reply

Your email address will not be published.