“Todo Mal”, cuando el título describe la película

By March 18, 2018 Críticas No Comments

Está más que claro que las comedias, ya de todo tipo, son las principales apuestas del cine mexicano por intentar formar parte del cine comercial. En otras ocasiones he señalado que a mí no me gusta dividir los cines en términos financieros porque se presta a fomentar cierta mediocridad en películas enfocadas a un público masivo. Eso del cine comercial y cine de arte, como si se trataran de dos tipos de cine con ideologías diferentes, es totalmente una mentira. El mal llamado cine de arte se hace con dinero y necesita del público para trascender, y el mal llamado cine comercial tiene que tener noción que lo que vende es arte como entretenimiento. El buen cine es un equilibrio entre arte y negocio, y tal parece que la nueva película mexicana que ha llegado a los cine no lo entiende. “Todo Mal” es una película que con su título la describe perfectamente.

La película va de Fernando, un tipo que tiene dos primos y que es cortado por su novia de última hora cuando está a punto de casarse, por lo que decide robarse el penacho de Moctezuma, que casualmente los austriacos le habían regresado al país, por despecho… y ya. Evidentemente es una premisa sin fuerza y, lo peor de todo, incongruente. Sólo porque se siente triste roba algo con medidas antirrobo. ¿No es eso inverosímil? Deja tú que se haya robado el penacho, pues así como fue eso pudo haber sido una licuadora, una pluma o unos rancheritos, el simple hecho de robarse algo por despecho no está del todo justificado. El tipo se supone trabaja en la Secretaría de Relaciones Exteriores y es el encargado de recibir el penacho, pero eso es pura faramalla para los chistes que no vienen al caso. Ya a partir de ahí la película continúa con una serie de incongruencias, faltas de continuidad y aspectos técnicos deficientes.

Pero lo peor de todo está en su objetivo. La directora Issa López (que había participado en el guión de otra mugre como lo fue “La Boda de Valentina”) apuesta por el género de la comedia, uno se puede dar cuenta de eso por la publicidad y, obviamente, por el tono en el que está construida la película, un tono más pegado a la farsa. El problema es que la comedia está construida en base a palabras altisonantes que se quieren pasar por chistes. ¿neta? ¿es chistoso que un personaje todo el tiempo diga groserías? todavía si fueran simpáticos por ciertos gestos o algunas otras acciones carismáticas, ¿pero solamente por las palabrotas uno se ríe? Creo yo que nos toman por tontos. Piensan que los mexicanos nos reímos de tonterías, pero la película es la que se ve más estúpida. Y aparte eso es poco inteligente, hacer una película exclusivamente para el público mexicano. ¿Por qué no piensan en el público universal, como debería de ser siempre con una buena película? Ni para eso les sale bien.

Así que en definitiva, (y como ya me la olía, pero tenía que asegurarme) “Todo Mal” es un desastre de película absurda, incongruente y con un sentido del humor sumamente bajo. La historia parte de un conflicto débil y lo poco que desarrollan está cimentado en situaciones inverosímiles. Evidentemente, la parte técnica no se destaca en nada; al contrario, peca de falta de rigor, y las interpretaciones son desangeladas. Pero lo peor es su sentido del humor, enfocando todo en las palabras altisonantes que nunca cuadran porque todo está mal construido. Sin duda, una de la peores películas del año.

Leave a Reply

Your email address will not be published.