“Todo, Todo”, un océano de amor

Así como dice la frase con la que nombro a este post, parece que esa es una fórmula asegurada para arrasar con un drama romántico para adolescentes. Por supuesto, una historia romántica tiene que tener como principal ingrediente un conflicto relacionado con lo sentimental, con el amor entre una persona y otra. Pareciera que todo ya se ha dicho en esta clase de historia, pero de vez en cuando se les da vuelta a la tuerca para ofrecernos lo mismo, pero diferente. El problema es que “Todo, todo” (Everything, everything) no es muy innovadora, apostándole todo a endulzar el conflicto.

La película va de Maddy, una chica que por todo le da alergia y que por eso mismo no puede salir de su casa porque sería mortal, cuando conoce y se enamora de su vecino Olly quien le hará ver que hay que disfrutar la vida plenamente. Es una historia muy simple, sin tantas complicaciones, no hay nada más allá que eso, por lo que no vemos reflexiones más profundas sobre la vida y el amor y todo eso. El guión se queda con la relación entre estos dos chavos y cómo cada uno le demuestra al otro que se aman. Por lo tanto, la película es más sensitiva, que busca sentir también al espectador. Para eso utiliza muchas escenas cursis y todo eso que endulza este tipo de historias.

Lamentablemente, no vemos un conflicto fuerte más allá de que en cualquier momento se pueden separar por la enfermedad de la chica. Por lo que la película se vuelve larga, predecible y hasta aburrida. Sí, ya sabemos que se aman. Sí, ya sabemos que esta chica se va a morir. Los personajes no hacen nada, simplemente esperan y disfrutan su amor. Por ahí la mamá de esta chica en un grano en la pompi, pero nada fuerte como para brincar a ser un buen conflicto. Así que se toman el tiempo, y todo es amor, todo es aventura en el mar… y ya saben lo que pasa. Es una película que no reflexiona, simplemente muestra el amor para sacarle al espectador un lagrimita por ahí. No está mal con que ese sea uno de sus objetivos, pero la trampa se nota y eso se tiene que señalar.

Así que sin más, “Todo, todo” es una película más de romance entre adolescentes. No innova, no hace las cosas con creatividad. No tiene un guión que desarrolle plenamente a los personajes, no los hace reflexionar ni pensar. Lo único es que todo el tiempo quieren disfrutar de su amor, lo cual no está mal, pero si sólo hacen eso, pues qué flojera. Sí que tiene buena foto y la música está bien, pero finalmente resulta en algo lento, tedioso y empalagoso. Sin duda, es una película que no irá más allá y que será olvidada en muy poco tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.