“Un Hombre Irracional”, la filosofía sin entrega

By March 22, 2016 Críticas No Comments

un hombre irracional 1

A sus 80 años, Woody Allen puede hacer lo que se le venga en gana. Ojo, lo que a él se le venga y pueda. Y en realidad, lo que hace desde toda la vida, es esa película que cuenta la historia de personajes con muchas dudas e inseguridades en tonos a veces más serios y otras veces más simples. Pero el estilo narrativo siempre es el mismo. Por eso, aunque a muchos les encante y, merecido está, se mantenga a Allen como un cineasta único, no hay una evolución artística. El estilo ya está y el director neoyorquino ya se acomodó bastante en él. Con contadas excepciones, por la obra más reciente de Allen ya no se suspira, siempre se torna interesante, y es justo lo que pasa con “Un Hombre Irracional” (Irrational Man) una película con un objetivo decente, pero con resultados inacabados.

La historia es muy simple, el joven y destacado profesor de filosofía, Abe Lucas, llega a una aburrida universidad como docente; pero lo hace en una de sus peores crisis existenciales, así que solo una estudiante podrá ayudarlo a reactivar su vida. Una premisa a lo Allen, con personajes característicos de su mente. Sin duda, la película cuenta con una partida interesante. Porque generalmente sus películas son así. Los puntos de partida son chispazos de buenas propuestas. El problema es que al avanzar la película nos encontramos con imperfecciones que como bola de nieve terminan por afectar hacia el final.

un hombre irracional 2

Cuesta luego decir que uno de los problemas en esta película es el guión de uno de los mejores guionistas que el cine ha dado, pero lo cierto es que en esta ocasión así es la realidad. Como escribí, la película parte muy bien, pero el desarrollo de la trama va dejando errorcitos por ahí, quizá minúsculos, pero al final importantes. Los personajes, especialmente el de Phoenix, no fueron creados con un definido carisma esencial para estar a su lado e importarnos sus andanzas. El personaje es aburrido e inhóspito, y no ayuda que se desenvuelva como Allen hace que lo sea. No hay una clara definición de nada. A veces quiere ser chistoso, pero la complejidad de sus dimes y diretes lo limitan, entonces el timing del humor no es apropiado con el tono, que es un poco más serio.

Hacia el final hay muchas cosas que Allen quiere expresar a través de sus personajes y situaciones, pero como todo fue mal construido, el resultado es de indiferencia. Hay mucha explicación de las cosas cuando a la vista es evidente. Hay mucha redundancia y, por lo tanto, una sensación de alargamiento. Hacia el final las cosas resultan pesadas. Un problema que se pudo haber evitado si se hubiera realizado con los pies más en la tierra. Se siente como si las ideas no estuvieran bien ancladas para ser llevadas a cabo.

En resumen, “Un Hombre Irracional” es una película muy, pero muy olvidable. Discreta podría decirse, porque para nada es una película que considere pérdida de tiempo, pues cositas interesantes tiene, incluso desde un nivel de fondo, pero en sus formas falla de fea forma. Como que no se logra el objetivo de expresar de la mejor manera el mensaje. Obviamente, pues conforme la película avanza, el interés de mantener la atención de desvanece poco a poco.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.