Un mal verano para el cine de 2016

By August 31, 2016 Reflexiones No Comments

verano 2

Cuando platico con gente sobre los tópicos del cine a veces surge el tema de la apreciación. Es decir, el porqué una película es buena, regular o mala. Cuáles son los elementos que hacen categorizar en términos de calidad a las películas. Me he topado con muchas opiniones, todas ellas que denotan detrás una personalidad propia de la persona. Por ejemplo, he escuchado a gente que dice que les gustan ciertas películas por sus escenas de acción, porque “se ven con madre”. Hay otras personas que aborrecen las superproducciones porque no son “realistas”. También me encuentro con personas que sólo ven “películas de arte” porque “son más inteligentes”. De esos ejemplos veo algo en común, que los gustos se rompen en géneros. Por lo tanto, ninguno tiene la razón y, sin embargo, ninguno está mal. A mí me gusta el cine no por un género en particular, sino por su trascendencia, su mensaje y su capacidad para emocionar.

¿Cómo saber si una película es buena, regular o mala? Para mí, el tiempo después del visionado es la respuesta. Si una película permanece en mi mente durante un tiempo prolongado (estoy hablando de días) quiere decir que me gustó mucho. Por el contrario, si inmediatamente me olvido de ella, obviamente no tuvo el impacto necesario que debería tener. Eso es algo que sientes y que seguramente a todos les pasa, pero poca gente sabe porqué. Para eso hay que conocer los elementos que juegan en el respectivo arte, conocer su funcionamiento y su razón de ser. Por eso, si una película aunque tenga todo el dinero del mundo y se vea espectacular, si eso no es congruente con el desarrollo del guión el resultado final queda a medias, y estar en el medio es ser mediocre. Por lo tanto, la película resulta de regular a mala, dependiendo de las expectativas y el objetivo de la cinta.

Después de haber pasado los 4 meses que dura la época veraniega cinematográfica (Mayo – Agosto) he llegado a la conclusión que este año en particular, ha sido uno de los peorcitos que recuerde. Me pongo a pensar ahora y me preguntó qué película fue la mejor (porque tenía la idea de hacer un Top de las mejores películas del verano) y no recuerdo ninguna que realmente valga la pena. Ciertamente, hay una que otra que no es una pérdida de tiempo y contiene elementos destacados, pero ninguna realmente redonda como para convertirla en un clásico o, ya de perdido, ver si araña algo en la próxima temporada de los Oscar.

Muchas expectativas y muchas decepciones. Películas como “X-Men: Apocalipsis”, “Alicia a través del Espejo”, “Las Tortugas Ninja 2”, “Warcraft”, “Día de la Independencia: Contraataque”, “La Era de Hielo: Choque de Mundos”, “La Leyenda de Tarzán”, “Los Ilusionistas 2”, “Escuadrón Suicida”, “Cazafantasmas”, “Ben-Hur” o “Jason Bourne” fueron de las más destacadas en sus respectivos fin de semanas de estreno. Puras decepciones. Otros casos como “Capitán América: Civil War”, “Buscando a Dory” o “El Buen Amigo Gigante” llegaron con mejor suerte, pero tampoco llenaron todas las expectativas que se tenían. Repaso el cine que llegó en el verano y nada relevante. Claro, hay películas interesantes que apenas se pudieron observar en cartelera, pero para ser honestos, el verano cinematográfico está para ver más pop y rock, que una barroca alemana.

¿Qué pasó? ¿Por qué no hubo una “Mad Max: Furia en el Camino” o una “Intensa-Mente”? No creo que no haya talento, simplemente una mala coincidencia de mala toma de decisiones. Sin embargo, detrás de la coincidencia se encuentra una verdad, y no es otra más que la de sacar películas a lo bestia pensando que por estrenarse a finales de junio va a pegar. Si ustedes se fijan en las cifras de taquilla, tampoco hubo esa película rompetaquillas. Está “Civil War” que la tiene asegurada por ser marca, pero no hubo ninguna que por méritos propios haya convencido al público en general.

Lo cierto es que es una llamada de atención. Los estudios, productores o cineastas que toman decisiones deben ponerse las pilas. Por lo que veo, parece que un montón de gente toma las decisiones creativas en base a su potencial comercial. No es que esté mal, lo malo es que son muchas opiniones, muchos gustos y muchos puntos de vista. Sólo miren el caso de “Escuadrón Suicida”, cuánta gente no estuvo involucrada en “la creatividad”, todos menos el director y guionista acreditado. Al final se hizo un desmother y ahí está el resultado. Es un buen año para hacer análisis. Obviamente a la gente le interesa las películas de acción, las animadas familiares y las comedias buena onda. Lo que no les gustan son las malas películas. Quizá nunca lo digan porque no lo sepan, pero si algo no les gusta no lo recomiendan. Porque en el fondo tienen razón. Este verano ha sido muy mediocre en el cine. No en vano, la gente está más entusiasmada con cosas como “Game of Thrones” o “Stranger Things”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.