“Una Mujer Fantástica”, fuerte ante la humillación

Ayer se llevó a cabo la Edición 90 de los Premios Oscar. Hubo mucho premio para el cine que Latinoamérica representa, en particular para México y Chile. De hecho, “Los Tres Amigos” ya tienen su Oscar, siendo el último en conseguirlo Guillermo del Toro, quien confirma que los mexicanos tienen mucho talento. Se ha reflejado en muchos premios importantes, obviamente en Dirección o en Mejor Película. Pero la categoría que siempre se le ha negado a México es la de Mejor Película en Lengua Extranjera, y ayer la triunfadora fue la película representante de Chile, quien con su segunda nominación da en el clavo. Casualmente este pasado fin de semana se ha estrenado en México para poder apreciarla. El resultado de “Una Mujer Fantástica” es satisfactorio, aunque pecando por momentos de lentitud y pretensión muy característicos en este tipo de trabajos.

La película va de Marina, una mujer transexual toda llena de bondad, quien anda de pareja con un hombre mucho mayor que él, cuando este muere repentinamente. Sin derechos legales y bajo la humillación de la familia de su novio muerto, Marina tendrá que ser fuerte, aguantar y hacer frente a las adversidades para convertirse en una mujer plena. Sebastián Lelio escribe y dirige esta película que habla sobre muchas cosas como el miedo, la intolerancia, el respeto, la humillación y la valentía; creo que todo de forma evidente. Malo fuera si nos pusieran algo para nosotros descifrar lo que el director nos quiso decir. Afortunadamente, Lelio presenta una narrativa clara y concisa de lo que quiere decir al público. Y el guión es ejemplo de ello al tratar la historia de poquito a poquito.

Y creo que en ese estilo propuesto está una de las pocas fallas que veo en la película. Pues como la historia no es nada complicada, sino que es absolutamente sencilla, la película alarga una trama que se puede considerar como una anécdota de la protagonista. Y no es que el conflicto no sea importante, sino que los sucesos tampoco son tantos como para estar casi dos horas viendo los acontecimientos el personaje interpretada por Daniela Vega. Hay momentos interesantes, como esa escena donde el personaje de Marina camina sobre la banqueta contra un fuerte viento que la trata de empujar de vuelta por donde venía, como una metáfora de sus problemas en la misma película. Pero al final eso poco aporta en un plano general, pues con las escenas pausadas, donde vemos a los personajes varios minutos en un estacionamiento hablando sobre cosas que se pudieron decir en segundos. Quizá sea yo y que necesito de más ritmo, a lo mejor soy muy desesperado en los visionados. Pero no me vengan que una escena, tipo sueño, de ella bailando en un antro con coreografía de Bollywood es parte importante para el devenir de la historia, no lo creo.

En fin, “Una Mujer Fantástica” es una película con una trama sencilla, pero que habla sobre cosas importantes. Y especialmente oportuna, por todos los escándalos del #MeToo #TimesUp, que la hacen figurar más y que a lo mejor agrandan su importancia. Sin embargo, en las formas, la película por momentos resulta densa por el objetivo de alargar una trama sencilla que no se complica para darse a entender. No sé si fue justo su premio, pero sí entiendo que llegó a ganar por salir a la luz en el mejor momento.

One Comment

  • Jennylight says:

    Pues, parece que este chico nos ha occultado que pratica un poquito la lingua del pais donde se come los empanadas en la calle. Y tu Olivier, Disfruta tus vacaciones hombres! Aqui nieva mucho.

Leave a Reply

Your email address will not be published.