“Una Serie de Eventos Desafortunados, season 1”, el misterio sin fin

By January 15, 2017 Críticas No Comments

eventos desafortunados 1

Los formatos de serie de televisión y de cine se complementan muy bien. Es obvio que sus similares herramientas de producción y sus cuerpos audiovisuales tienen mucho que ver para que haya comparaciones. Pero muchas veces ambos formatos audiovisuales no pueden vivir sin el otro. Estamos en tiempos donde es común que muchas series de televisión se basan en películas, cuando antes (y todavía, pero no tan de moda) las películas sacaban su contenido de la televisión. La serie a continuación no es el caso, pues está basada en una serie de libros infantiles, pero ya antes hubo una adaptación cinematográfica por lo que las comparaciones no deberían faltar. “Una Serie de Eventos Desafortunados” (A Series of Unfortunate Events) quizá sea una adaptación más literal de los libros, pero no necesariamente con un mejor resultado en la pantalla chica.

Esta primera temporada de ocho episodios se centra en las primeras cuatro novelas escritas por Daniel Handler bajo el seudónimo de Lemony Snicket. De esta manera, cada libro está adaptado en dos episodios, siguiendo las desdichas de los hermanos Baudelaire cuando sus padres mueren en un incendio y el terrible villano Conde Olaf trata de aprovecharse de la situación para robar la fortuna que heredaron. Nunca leí los libros, pero puedo comparar esta versión con la película protagonizada por Jim Carrey en 2004. Aquella se basaba en los primeros tres libros, por lo que la adaptación era más apurada y la trama más directa. Es una película que la vi en su momento en el cine y que ya no la he vuelto a ver jamás, por lo que la trama se me hacía vaga en mi memoria. Con esta versión he recordado algunas situaciones de aquella película dirigida por Brad Silberling y, sin corroborar al 100% a menos que lea los libros, me temo que la serie adapta con más espacio los conflictos que se presentan en la literatura.

¿Mejor que la película? No sé. Recuerdo que aquella me gustó, más no me encantó. Quizá buscaba una aventura más explosiva en el espectáculo y con una trama bien centrada. Pero lo que me encontré fue más bien una película no tan entretenida y con muchas tramas aceleradas, dándome cuenta hasta ahora por la adaptación de tres libros. Esta es una serie más pausada en el tratamiento de las historias. Como señalé antes, dos episodios de 45 minutos equivalen a una novela por lo que los personajes tienen más espacio para describirse mejor. Por un lado, consiguen que nos metamos fácilmente en sus motivaciones; pero por otro lado, sus objetivos no dejan de ser simples y básicos, por lo que ahora la adaptación se hace larga.

Lo que encuentro es una historia larguísima que terminará justo cuando la serie de televisión acabe. Probablemente no es culpa de la serie sino del material del que se está basando. Pero como sucedió con la película, no vemos un cierre digno que explique ciertas situaciones. Entiendo que es una historia de misterio, pero creo que el conflicto no es tan complejo como para que lo alarguen. Si en el futuro vuelven a adaptar un libro cada dos episodios, tendremos de 3 a 4 temporadas, por lo que la resolución a un conflicto que fácilmente puede resolverse en una adaptación pequeña quitando mucho de lo innecesario llegará en mucho tiempo. ¿Es necesario pasar por muchas historias que no avanzan la trama general? Los libros dicen que sí. Yo digo que no.

Es decir, porque esto es muy sencillo, la trama principal radica en que los Niños Baudelaire tienen que sobrevivir a las fechorías del Conde Olaf quien busca su herencia mientras muchas dudas sobre sus padres se presentan. Los primeros dos episodios adaptan la primera novela, la cual te sitúa en el conflicto principal perfectamente y además de manera ingeniosa. Luego vienen los episodios de relleno, porque los niños paran con un tío, pero muere por el Conde Olaf. Luego pasan a vivir con otra tía, que muere por el Conde Olaf. ¿No creen que es repetitivo? A lo mejor hay detalles del misterio de los padres, pero esas tramas sólo hacen alargar la principal que queda interrumpida.

Pero bueno, creo que me he metido mucho con el desarrollo de las tramas. Finalmente creo que es una adaptación más literal de la obra original. Sin embargo, sí creo que siendo inteligente pudieron haberlo abordado de una forma que engloban toda la historia de todos los libros. Como la adaptación de “El Señor de los Anillos” (The Lord of the Rings, Peter Jackson, 2001-2003) que mezcla prácticamente de todas las obras sobre la Tierra Media existentes. Acá creo que pudieron hacer lo mismo, ser inteligentes en la adaptación para que esta funcionara mejor como entretenimiento. No es una obra aburrida, ni mucho menos, pero sí se siente un poco pesada.

Gracias a elementos más técnicos que si nos detenemos a analizarlos sería como apreciar la Torre Eiffel, en el sentido de que ya sabemos que todo está muy bien, la serie la pena ser observada. Es un producto diferente a mucho de lo que se nos ofrece en la pequeña pantalla. Tiene mucho de la película, probablemente su principal referencia, pero no deja de llamar la atención por su manufactura. Las actuaciones están muy bien, y creo que el Conde Olaf de Neil Patrick Harris es más carismático que el de Jim Carrey. En definitiva, “Una Serie de Eventos Desafortunados” es una serie que quiso ser muy leal a su fuente original descuidando un poco su propio formato audiovisual, aunque eso no le quita la importancia de otros valores de producción que la distinguen de otras aventuras en la televisión.

estrella buena

Leave a Reply

Your email address will not be published.