“Vicio Propio”, absurda y hippiosa

By March 29, 2015 Críticas No Comments

vicio propio 1

Sin duda, hay muchos tipos de cineastas en este mundo. No puedo decir exactamente qué tipos porque a cada rato salen otros diferentes, pero cada uno con su estilo (o no) de hacer cine. Paul Thomas Anderson es uno muy peculiar, comenzó muy joven y ha sabido transitar con éxito su carrera sin perder nunca su propia naturaleza. Por supuesto, el hecho de explorar géneros o tonos nunca experimentados sugiere un gran riesgo, y el hecho de hacer una alocada película lo es para Anderson. Pues “Vicio Propio” (Inherent Vice) es en comedia lo que siempre hemos visto de su director, imágenes que atrapan la atención del espectador a costa de un hilo conductor no muy coherente.

No soy muy fan de Paul Thomas Anderson como muchos cinéfilos pretenden serlo. El hecho de que estrene una nueva película me produce la misma reacción si me entero que van a hacer una nueva película de “Barbie”, en realidad me es indiferente. Pero tengo que admitir que me da cierta curiosidad ante todos los comentarios de críticos y cinéfilos del mundo. Además, la mayoría de sus imágenes tienen un aire hipnotizador; producen sensaciones como pocas películas, aunque sus personajes no sean tan carismáticos como cabría esperar.

vicio propio 2

Dicho lo anterior, “Vicio Propio” tiene los elementos que forman parte del estilo de Paul Thomas Anderson. Lo cual está bien, pero ahora lo vemos en un tono de comedia negra. Quizá eso me resulta chocante, pues a diferencia de otras del mismo género como “Birdman” (Alejandro G. Inárritu, 2014) la película protagonizada por Joaquin Phoenix carece de una línea coherente. Es decir, la historia se encuentra en una red de situaciones sin mucho sentido, haciendo su desarrollo poco exitoso. Tiene muchos momentos que atrapan la atención, pero en términos generales, uno jamás logra entender las motivaciones de los personajes.

A pesar de todos los elementos técnicos, el ritmo de la narración y las buenas interpretaciones de los actores, la película es en ocasiones inverosímil, sintiendo que se ha alargado por mucho tiempo. La película dura dos horas y media, lo cual ya es largo, pero se siente todavía más. Son sentimientos encontrados, pues aunque mantiene la atención por secuencia, uno puede ver muy lejos el final, y en estos tiempos el dinamismo en fundamental.

De todas maneras, “Vicio Propio” es una obra digna de su director. Todos los elementos que son apreciados por sus fans se pueden encontrar en su nueva película. Quizá para mí, el hecho de poner su visión en un género, a priori, más endulzado que el drama, resulta en una combinación extraña y absurda. Si vemos los elementos uno por uno, la apreciación puede resultar más satisfactoria. Sin embargo, la película es un conjunto y la combinación de estos factores produce una incoherencia en la obra en general.

estrella regular

Leave a Reply

Your email address will not be published.