“Warcraft: El Primer Encuentro de Dos Mundos”, no es para todos

warcraft 1

Pasa muchas veces que, cuando una persona se identifica con algo, se ciega ante realidades opuestas a su preferencia. A veces se llega a casos extremos como en la religión o hasta en el deporte, convirtiéndose las personas en fanáticos empedernidos, intolerantes y agresivos. Cuántas veces un fan de un personaje o historia popular defiende lo indefendible con el vago argumento de “es que tienes que leer el libro, el cómic o lo que sea”. Cuando el cine toma una historia salida en otro formato tiene que adaptarla a su propio lenguaje, siempre manteniendo la esencia original; pero es imposible ser literal y es erróneo dejar pasar detalles sólo porque se da por sentado que ya es de conocimiento general. “Warcraft: El Primer Encuentro de Dos Mundos” (Warcraft) comete el error de tratar de agradar sólo a los fans del videojuego, dejando al público en general en un limbo de entretenimiento.

Por lo que entendí, la película va de un grupo de Orcos que atraviesa un portal que da con el mundo de los humanos para poder sobrevivir de la extinción, sólo que los humanos piensan que los van a destruir. Ciertamente, la trama no es muy compleja; después de todo, es el bien contra el mal, sólo que el bien y el mal juegan en ambos lados. Con esa premisa se pudo haber hecho algo más de lo que Duncan Jones presenta aquí. El problema es que todo lo presenta tan rápido y tan simple, que el tono infantil se eleva de vez en cuando en momentos incorrectos y, por ende, el desarrollo de la trama y de los personajes resulta, cuando menos, inverosímil. Yo sé que es fantasía, pero uno no puede hablar de guerra como si fuera un problema de todos los días. La guerra implica muchos temas profundos que aquí pasan de largo para concentrarse simplemente en el bien contra el mal.

Además del tono que por ciertos momentos parece incorrecto, el tropezado guión tampoco ayuda mucho. Y creo que ese es uno de los principales problemas de esta película, pues es un guión que no invita a un ritmo uniforme. Comienza con la entrada de los orcos al portal, y luego cambiamos a una aburrida descripción del ambiente humano, luego a los orcos, luego a un mago en una biblioteca y, mientras tanto, los diálogos y las acciones parecen no tener sentido en el desarrollo de la trama. Y digo que parecen no tener, pues es evidente la falta de conexión con el público en general. Jones es un declarado fan del juego y, por lo tanto, sabe qué elementos del mismo son importantes para los fans. Yo nunca he jugado, y no sé qué elementos son importantes. Duncan Jones comete el error de saltarse esos pequeños detalles esenciales para darle sentido a la historia, desaprovechando la independencia de su arte cinematográfico con el de los videojuegos.

Por lo tanto, la película resulta aburrida. Es que si no hay conexión desde el principio, los minutos del visionado se vuelven más pesados y, por ende, menos interesantes. Tampoco me resultó audiovisualmente impactante. Duncan Jones, que son sus anteriores trabajos se notaba que proponía, hace una realización muy rutinaria, sin chiste. Copiando elementos de otras películas similares o hasta del mismo videojuego, sin llegar a proponer un estilo propio. Las escenas de acción me resultaron muy insípidas, y todo porque desde el principio no supieron, o no les importó, meter al público realmente en el ambiente de un mundo, aparentemente complejo, de fantasía.

En resumen, “Warcraft: El Primer Encuentro de Dos Mundos” es una desaprovechada película, pues creo que la historia daba para mucho más. No supieron ser independientes de la obra original, pues parece que le dieron mucha importancia a elementos del videojuego identificables sólo para los fans. El problema es que la gente común, cinéfila sin más, va a batallar para conectar con la trama y los personajes. Y por consiguiente, la trama resulta hasta cierto punto inverosímil. Sin duda, es una película que se queda en todos sus frentes a medias, pero que probablemente gustará a los menos exigentes.

estrella mala

Leave a Reply

Your email address will not be published.