“Ya no me siento a gusto en este mundo”, excéntrica justicia

By February 28, 2017 Críticas No Comments

ya no 1

El cine se tiene que reinventar para poder seguir siendo relevante. Cuando se hacen las mismas cosas de siempre se termina por aburrir. Muchas cosas que tuvieron momentazos, por falta de espacio creativo, terminaron por desaparecer u olvidarse. Pero el cine no, como arte, muchos son los que han tratado de ofrecer cosas interesantes, originales, creativas e innovadoras. Me queda claro que el objetivo de la película en cuestión trató de desmarcarse de ciertos estilos, de reinventarse. Pues “Ya no me siento a gusto en este mundo” (I Don’t Feel at Home in this World Anymore) se adentra en terrenos cómicos con un estilo un tanto excéntrico.

La trama es muy simple, una mujer treintona no tiene una vida plena y todo le fastidia, pero la gota que derrama el vaso es el robo que sufre de su casa. Así que al ver la inoperancia de la policía decide tomar justicia con su propia mano. La película es interesante porque la mujer hace su viaje a su estilo, un estilo de lo más raro, pero sólo cuando agotó todas las posibilidades coherentes. Es decir, sufre un robo e inmediatamente habla a la policía, investiga un poco y todo de forma “normal” o como una podría esperar. Pero no obtiene resultados, por lo que decide ser más extrema y llevarse a su vecino consigo para hacer justicia.

Me recordó un poco a “Elle: Abuso y Seducción” (Elle, Paul Verhoeven, 2016), la alabada película francesa que a mí me pareció muy irregular. Y no porque tengan el mismo tono o sean muy similares. Sino por su diferencia en una situación parecida. Porque la película francesa hace actuar al personaje protagonista tras ser víctima de un crimen de una forma inverosímil sólo porque ella es diferente al resto de nosotros. Similitud que en esta película sí desarrollan bien. Ya que la protagonista es descrita atinadamente, y toma decisiones coherentes con la realidad. No está loca, pero para hacer de un mundo mejor tiene que alocarse un poco, pues piensa que es la última opción de todas las formas congruentes y aceptadas por la sociedad. En ese sentido, Macon Blair, el director, sitúa las cosas en su lugar para dar rienda suelta a su particular sentido del humor.

Un humor muy logrado gracias a las actuaciones de los dos protagonistas, Melanie Lynskey y Elijah Wood, quienes tienen buena química a pesar de lo difícil que pudiera ser su relación. Son ellos quienes se esfuerzan para conseguir un efectivo humor. Quizá en otras pieles algunos gags no hubieran tenido el mismo efecto. De hecho, uno puede ver esas diferencias en la misma película, pues ellos están muy bien, pero hay algunos actores que nomás y no dan una y ahí es cuando algunas partes del guión no funcionan. Obviamente, algo de culpa la tiene la realización, pero aquí es notorio las tablas con las que un buen actor puede utilizar para realizar un mejor trabajo.

En resumen, “Ya no me siento a gusto en este mundo” es una película que vale la pena darle un vistazo. No es la gran comedia, hay partes que funcionan y que no. Falta quizá ese rigor que en manos más experimentadas o capacitadas se pudiera encontrar. Sin embargo, la película funciona porque en todo momento es coherente a pesar de su excentricidad. Las actuaciones de los protagonistas están muy bien. Y en todo momento se nota la búsqueda de hacer y contar algo diferente. O por lo menos de una forma no tan convencional. No es lo mejor, pero vale la pena.

estrella buena

Leave a Reply

Your email address will not be published.