“Yo soy Simón”, comedia entrañable

By April 15, 2018 Críticas No Comments

Yo siento que las películas no necesariamente tienen que tener un final feliz (lo que eso signifique) sino un final justo y coherente para el protagonista. Sin embargo, los finales felices (claro, si están bien justificados) son los preferidos por la mayoría del público, por lo que los guionistas procuran incorporarlos aún si no encajan del todo. ¿Cuántos finales arruinados por forzar un final feliz? ¿Cuántas películas arruinadas por querer contentar al público al final? Afortunadamente, la fluidez de la historia hace que “Yo soy Simon” (Love, Simon) sea una película entrañable de la forma más natural.

La película va de Simón, un adolescente aparentemente “normal” que tiene a sus amigos y a su familia “normal”, pero que guarda el secreto de su homosexualidad a pesar de estar en comunicación con una misteriosa persona de la cual se enamora. Es una película donde los conflictos son más interiores, donde Simón tiene que luchar contra el destape de su secreto, aun cuando eso es consecuencia de tabús y pensamientos de la sociedad, obviamente externos a él. Sin embargo, eso hace que él tenga pensamientos encontrados. Y no es que la película juzgue o haga juzgar al personaje principal, simplemente retrata una situación realista y congruente con lo que sucede en la actualidad. En ese sentido, la película tiene un discurso honesto y eso siempre es de destacar.

Resulta idóneo el hecho de darle un tono que recuerda las películas de adolescentes ochenteras, especialmente las de John Hughes. Poco a poco se está viendo la influencia de ese particular tipo de cine, aunque eso es tema para otro post. Lo que sí es que el uso de ese tono da pie para situaciones llevadas a cabo con buen humor. Sí hay sus partes dramáticas o melodramáticas, pero también hay espacio para la comedia. Y hay un buen equilibrio en eso, uno porque hay un buen guión detrás y otro porque estaba claro la visualización de lo que se quería obtener. El director Greg Berlanti hace un especial trabajo pues le da a la película demasiados toques que la hacen atractiva y que mantienen atento al espectador. Porque no nada más Simón lucha contra la salida del secreto así nada más, sino que el proceso resulta ser tenso y emocionante.

Así que en conclusión, “Yo soy Simón” es una película muy agradable y honesta. Es entrañable al punto de que quizá uno puede pasar por alto ciertas cosas ahí medio forzadas. Las dejaré pasará, pues qué. Creo que tiene la suficiente historia como para sostener de buena forma su discurso. Tan claro tenían el objetivo, que todo se va dando de forma conjunta. No es una película, evidentemente, que se destaque por su técnica, pero las actuaciones, el guión y su narrativa son suficientes para visionar una película entrañable. Una muy buena producción que en una de esas se convierte en parte de una generación.

Leave a Reply

Your email address will not be published.